La casa más antigua de Cuba se encuentra en Santiago y esta es su historia de fantasmas

El centro histórico de la ciudad de Santiago de Cuba alberga la que se considera la casa de vivienda más antigua conservada en Cuba y América, y se trata de una edificación del siglo XVI donde es notable la influencia de la arquitectura mudéjar identificada por la hermética construcción de sillería donde se abren ventanales con entramados de celosías. Por ello, se considera uno de los museos más importantes del país y de Latinoamérica. Diego Velázquez de Cuellar, conquistador que llegó a América en 1493 en el segundo de los viajes que hiciera Colón, fue su propietario hasta su muerte en 1524.

Cuando la vivienda se convirtió en el Museo Histórico de Ambiente Cubano, se enriqueció el lugar con diverso mobiliario correspondiente a la época colonial y se agregó, como parte del museo, una vivienda aledaña del siglo XIX que también posee notorios valores arquitectónicos aunque cuenta con una historia más corta que su aledaña. Es de esperar que en más de cinco centenarios las historias que acumula la casa más antigua del país no han sido pocas y, a su vez, muy diversas, algunas idílicas, de amor y llenas de romanticismo y otras, casi míticas y terroríficas como la que versa sobre los esclavos que eran castigados y lanzados a los viejos hornos de fundición de oro cuando estos ya no eran usados con tales propósitos.

Interior de la Casa Museo de Diego Velázquez

Así, cuenta la leyenda que por los corredores de la Casa de Diego Velázquez pasea, en las tardes, una joven mujer con velo blanco, y que a pesar del mismo, se distingue su rostro afligido. En las escaleras dentro y fuera de la casa, un negrito esclavo travieso empuja a las personas para que caigan y, no en pocas ocasiones, un intenso olor a cigarro inunda todo el lugar hasta el patio, pero, pocas veces, se ha podido divisar al hombre que produce tan desagradable olor, en algunas ocasiones, se ha encontrado sentado en una de las sillas que forma parte de la colección o en una escalera de la edificación que da acceso a las oficinas, pero sin divisarlo, es una experiencia que la mayoría explicita vivir por el intenso olor que se siente.

Los testimonios sobre apariciones, travesuras, olores penetrantes, de puertas y ventanas abriéndose y cerrándose sin motivo aparente y de sonidos de origen totalmente desconocido. Son experiencias que muchos afirman ser “solo cuentos para asustar a los pequeños” y/o llamar la atención sobre tan antigua casa sita en el céntrico Parque Céspedes.

Interior de la Casa Museo de Diego Velázquez

Pero no pocas personas, incluidos, custodios, visitantes, músicos y empleados del lugar afirman la veracidad de muchos de los hechos que, además, provocaron la renuncia de varios de los trabajadores que laboraban en el actual Museo de Ambiente Histórico Cubano. Tal es el caso de una secretaria que al ver a uno de los “fantasmas” recurrentes de la casa, corrió despavorida en busca de sus pertenencias jurando nunca más pisar dicho centro, juramento que ha mantenido hasta el día de hoy.

Los trabajadores del museo cuentan que, en disímiles ocasiones, entre las 11 y las 11:30 de la mañana en una de las salas museables de la gran casa, se siente un ruido estrepitoso proveniente del falso techo, como si algo se hubiese estampado contra el mismo; pero nunca se ha encontrado la causa de tan espeluznante sonido.

Interior de la Casa Museo de Diego VelázquezInterior de la Casa Museo de Diego Velázquez

Se han buscado animales, nidos de aves o murciélagos, incluso por la intensidad del ruido se ha llegado a suponer que hay algo roto o, al menos, huellas de algo que impacte, y hasta la fecha jamás se ha podido encontrar ninguna evidencia de tales suposiciones.

Estas anécdotas, según los especialistas del Museo de Ambiente Histórico Cubano, podrían ser las causas de la real existencia de fantasmas en la más antigua de las casas fundadas en el litoral cubano, pues donde hubo dolor quedan los remanentes de aquellos que padecieron en carne propia el horror vivido entre sus paredes.

 

casa más antigua de CubaDiego Velázquez Cuellarleyendas urbanasSantiago de Cuba