viernes, noviembre 26, 2021
InicioActualidadCada día menos ancianos y personas de bajos ingresos acuden a los...

Cada día menos ancianos y personas de bajos ingresos acuden a los comedores sociales en Cuba por el aumento de precio de la comida

En este primero mes del año y de la implantación del ‘reordenamiento monetario’ ha disminuido drásticamente la cantidad de personas que acuden a los establecimientos de servicio alimenticio de ayuda estatal del programa del Sistema de Atención a la Familia en Cuba. Los nuevos precios de los comedores sociales, raíz del ‘ordenamiento’, han espantado hasta a los más desesperados.

La administradora del comedor de San Nicolás de Bari, en la occidental provincia de Mayabeque, Damaris Hernández Heredia, constató que dicho establecimiento antes contaba con la asistencia de 105 pensionados, de los que ahora solo se llegan 59.

La funcionaria fue muy clara con la causa del fenómeno: las personas vulnerables no quieren (y no pueden) comprar la comida por el aumentó de precio.

La mayoría de los cubanos han manifestado su enfado con la situación de los jubilados y pensionados en general, pues, pese al incremento de sus chequeras, siguen siendo más que insuficientes para cubrir los gastos de una persona, ya que todos los servicios estatales y los alimentos han aumentado sus valores cinco o seis veces más que las pensiones.

Muchos beneficiarios de estas ayudas estatales han establecido que la comida de los comedores sociales, que nunca ha sido de la mejor calidad, no vale la pena comprarla porque, con dos frecuencias al día, agota la pensión a los 15 días de cobrar.

Algunos jubilados han dicho preferir comerse un pan con fritura en la calle que asistir a los comedores del SAF, pues es más barato.

La dirección del comedor de San Nicolás aseguró que la calidad del servicio continúa siendo la misma, y es que ese es, precisamente, uno de los principales problemas, pues el precio aumenta pero la comida sigue siendo muy mala, además que de el desabastecimiento que sufre el país está afectando, por supuesto, la satisfacción de la demanda de, al menos, buenos productos, por parte de sus consumidores.

La prensa oficialista, no obstante, ha incitado a las autoridades locales a controlar los precios de sus comedores sociales para evitar actos de corrupción.

En todas las provincias se repite el mismo escenario

En el comedor H. Upmann, en La Habana, se ha reducido la ausencia de los pensionaria en un 40 o 50%. Los propios asistenciados han declarado que esta, la opción más económica, ya no resulta verdaderamente practicable.

La elaboración deficiente y el gramaje ‘incorrecto’ son los principales motivos por los que muchos ya no usan este servicio.

Dicho programa estatal se fundó en 1996. Actualmente se hallan censados unos 75 mil asistenciados, entre los que entran jubilados, casos sociales, protegidos por la Asistencia Social, discapacitados, no jubilados y embarazadas.

Marta Elena Feitó Cabrera, ministra de Trabajo y Seguridad Social de Cuba, aseguró que las nuevas cotizaciones oscilan entre un mínimo de 8 CUP y un máximo de 13 CUP, consideradas impagables por muchos.

Nacionales dentro y fuera de Cuba han comenzado una campaña en la red social Facebook con motivo de sensibilizar y forzar al Gobierno cubano a bajar los precios de estos servicios previstos para las personas más vulnerables, que se vieron incrementados en 10 veces su valor anterior. El eslogan pregonado pide: «No tienen Facebook. Exige por ellos».


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas