Joven cubano denuncia que tras perder una mano en el Servicio Militar Obligatorio solo está recibiendo una pensión del Gobierno de 79 pesos mensuales

Un cubano de 38 años de edad, Reynaldo Segura Ayala, quien perdió su mano derecha en un accidente sufrido mientras cumplía con el Servicio Militar Activo, expuso desde su perfil de Facebook que la chequera que el Ministerio de las Fuerzas Armadas (MINFAR) le paga por el incidente es solo de 79 CUP.

El individuo explicó que cuando tenía 20 años, en el día 14 de abril de 2003, sufrió un accidente cuando realizaba un ejercicio táctico con explosivos en la labor del servicio militar y por el que perdió su mano derecha. El MINFAR comenzó entonces a abonarle una chequera de 79 CUP mensuales, justificando que su discapacidad resultante era “leve”.

Tal indemnización era ridícula e indignante desde ese momento, pero ahora, casi dos décadas después y con la implementación de la “Tarea Ordenamiento”, cuando un salario mínimo figura en los 2100 CUP y la pensión mínima (por viudez) en los 1070 CUP (y no 1528 como el resto de las jubilaciones), es más una afrenta que una retribución.

Segura afirmó que su chequera fue aumentada a los 200 CUP mensuales gracias a una gestión de su madre, la que hizo una carta de protesta al MINFAR un par de años luego del accidente.

La oficina de atención a los combatientes tramitó esta transacción. La familia de Segura seguía inconforme con la nueva compensación porque continuaba siendo baja, teniendo en cuenta que el accidente dejó cientos de secuelas físicas y psicológicas en el joven, quien debía acostumbrarse a esas alturas de la vida a no poder usar una de sus extremidades (no se conoce si era la dominante).

Nadie podría imaginar verdaderamente cómo se siente sufrir la detonación de un explosivo sin haberlo experimentado. Afortunadamente, sobrevivió, aunque nunca será capaz de superar el trauma (sobre todo con ese recordatorio permanente en su cuerpo).

Esos 200 CUP estaban muy lejos de llegar a ser un salario mínimo antes del inicio del reordenamiento monetario, por lo que ahora constituye el 10% del nuevo sueldo mínimo estipulado.

El joven solo resiente y lamenta que el Estado valore tan poco el hecho de que fue mutilado cumpliendo con su labor como revolucionario. Esto le hace pensar que la dirección del país no aprecia el esfuerzo y las vidas de los jóvenes que tributan a las tareas que le fueron impuestas por la patria.

Pese a las trabas, Segura ha logrado, con muchísimo sacrificio, superarse y adaptarse a su nueva vida.

No obstante, fue gigante la sorpresa del joven cuando comprobó en el banco al inicio de este mes de enero que su compensación fue, nuevamente, de 79 CUP y no los 200 que llevaba años cobrando.

Aparentemente, el reordenamiento monetario obvió en los registros la cantidad añadida hace años y, en vez de ajustarse al nuevo sistema monetario, volvió a ser la de 2003.

Cuando la cajera notó el monto en la nómina electrónica, le alertó amablemente de que debía haber un error. Segura quedó estupefacto y luego le aseguró que ese era el valor que tenía la pérdida de una mano en la “preparación para la defensa de su patria”.

Cuando publicó lo ocurrido en Twitter y lanzó la incógnita de para qué alcanzaba esa cantidad en estos momentos en Cuba, un usuario le respondió que, tal vez, para una pizza.

El cubano escribió indignado (más bien, resignado) que no es justa esta situación que le propinan, y que solo desea cimentar un paradigma de buenos valores y de humildad para su pequeño hijo, quien debe crecer en total libertad de reclamar sus derechos. Aclaró que no está mendigando, sino tomando posesión de lo que le corresponde justamente.

 


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más