La Vocacional Lenin, en La Habana, es convertida en un centro de aislamiento ante la gran cantidad de casos de coronavirus en la capital cubana

Este jueves 21 de enero, el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) de La Habana, Vladimir Ilich Lenin, fue transformado en un centro de aislamiento para casos de sospecha de COVID-19.

Esta institución educativa, según detalles dados por el Consejo de Defensa Provincial de la capital, fue habilitada, primeramente, para el ingreso de 29 personas que habían tenido contacto con casos positivos confirmados, cuyas viviendas no contaban con las condiciones necesarias para cumplir con los protocolos de confinamiento. Uno de los edificios de la Facultad de Ciencias Médicas del Hospital Docente Julio Trigo también fue habilitado para este fin.

El presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP), Luis Antonio Torres Iríbar, advirtió que la situación epidemiológica capitalina se tornará mucho más dificultosa, no se conoce verdaderamente cuánto tiempo durará y se prevé que empeore exponencialmente en próximas jornadas.

Las medidas de prevención y protección sanitarias para frenar y controlar el avance del virus de la COVID-19 en el país se han recrudecido en las últimas semanas, dado el comienzo de esta tercera ola de contagios en Cuba, pero se prevé que se rigidicen aún más a principios de la semana próxima con el presentido establecimiento del toque de queda. Este será igual al experimentado en los meses de verano de 2020, el que velará por el control de la movilidad de los ciudadanos, para así, contener la propagación de la enfermedad.

Torres Iríbar insistió en que si las circunstancias se continúan agravando, la respuesta del Gobierno provincial será restringir completa y radicalmente la movilidad de los habaneros y de los vehículos en el horario nocturno, igual que como se actuó en el primer rebrote, en septiembre.

Ayer jueves, el Ministerio de Salud Pública (Minsap) reportó 408 nuevos casos confirmados con coronavirus y 4 fallecidos. Estas cifras y las de los últimos días han influenciado grandemente en la decisión.

Los centros de aislamiento fueron clausurados a finales del año pasado por los altísimos costos que requerían del presupuesto estatal cubano. Desde entonces, las sospechas de COVID-19 se debían confinar en sus propios domicilios, pero el problema de la vivienda en Cuba, el que provoca que en la mayoría de las casa convivan más integrantes de los que el espacio permite, causó problemas en el control de los rebrotes y empeoró la situación epidemiológica.

No obstante, varios aislados en la Lenin, como se conoce popularmente al centro de estudios, han denunciado no está totalmente habilitado para funcionar de forma correcta como institución de confinamiento.

De acuerdo con las acusaciones, la Lenin mantiene una calidad muy pobre como instalación sanitaria improvisada.

Los baños recibieron la mayor cantidad de críticas, según el testimonio de una anciana de 84 años de edad que sufre de diabetes. Ella y otros pacientes comentaron que entre la falta de agua, los baños tupidos, la escasez de cloro para lavarse las manos, la falta de atención y las personas tosiendo, la estancia allí resulta muy dificultosa. Otro alegato llegó a comparar al centro con un campo de concentración.

El IPVCE Vladimir Ilich Lenin ha experimentado un grandísimo deterioro estructural en los últimos diez años, el que logró el surgimiento de especulaciones sobre su probable cierre total. Este, sin embargo, fue durante décadas el centro educacional preuniversitario de mayor prestigio a nivel nacional.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más