Autoridades cubanas alertan sobre la circulación en el país de un “medicamento falso” que puede provocar reacciones adversas

Se han recibido numerosas alertas en las últimas horas, por parte de las autoridades sanitarias provinciales de Holguín, sobre la circulación de un “medicamento falso” en prensa oficial.

El comunicado avisa sobre la detección de varios pacientes con síntomas provocados por las reacciones adversas de un fármaco que no procede de la red nacional de farmacias.

El medicamento en cuestión se conoce como Clordiaze Poxido (de 10 mg cada tableta), en vez de Clordiazepóxido, un ansiolítico que la población cubana sí utiliza con frecuencia. Esto fue anunciado por la Dirección Provincial de Salud de Holguín, la que también confirmó, tras el análisis en laboratorios de una muestra del medicamento fraudulento, que, en efecto, no se trata del conocido ansiolítico ni de una variante adulterada de dicho.

El mensaje también señaló que, según información extraída de las encuestas médicas realizadas a los pacientes, el medicamento fue comercializado por viajeros internacionales, un hecho que no resultó extraño, pues se conocía que no provenía de la red estatal.

La nota advirtió que se ha comprobado que el fármaco produce reacciones adversas, dados los componentes tóxicos que contiene, y se insistió en que la población deje de consumirlo, para lo que se compartió una fotografía que retrata el envase de dicho.

Justamente, a fines del pasado año 2020, los holguineros recibieron la noticia de que varios medicamentos en falta, entre los que estaba el Clordiazepóxido (10 mg), comenzarían a regularse.

El acceso a otros medicamentos también fue restringido por las autoridades a causa de la crisis de estos en la isla, entre los que se encuentran el Diazepam (5mg), la Difenhidramina (25mg), el Tramadol (50mg), el Alprazolam (tabletas 0,5 mg), el Dimenhidrinato (50mg) y la Codeína (30 mg).

En Holguín, los psiquiatras solo tienen permitido recetar hasta 80 comprimidos de Clordiazepóxido, el cual puede ser comprado únicamente en determinadas farmacias.

El contexto de crisis económica que atraviesa Cuba se ha visto expandido hacia esta área, con especial énfasis en los últimos meses. La carencia de antibióticos y fármacos imprescindibles para el tratamiento de dolencias severas han sido el motivo de protesta de muchísimos ciudadanos.

La eliminación de los subsidios en el sector farmacéutico, con excepciones, fue acordado por el Gobierno cubano junto a los cambios que conlleva el proceso de unificación monetaria, lo que provoca un significativo aumento en los precios de las medicinas.

La amoxicilina, como ejemplo de antibiótico, tendrá un precio entre los 18,75 y 33,70 pesos, en dependencia del formato, y la dipirona o metimazol sódico, de entre los analgésicos más comunes en los hogares cubanos, costará 12,90 pesos cuando, hasta hace un par de meses, se vendía a 3,50. La propuesta inicial de costo para este fármaco fue de 47,80 pesos, mas la denuncia popular fue tal que las autoridades se vieron obligadas a reajustar el listado de precios.

Advertencia de autoridadesAviso sobre medicamento falsoCirculación de medicamento falsoMedicamento falsoReacciones adversas