Gobierno cubano limita la cantidad de panes que se pueden comprar por la libre en las panaderías estatales para intentar aliviar la escasez

El pan es un alimento que está dando mucho de qué hablar en estos días, debido a las innumerables denuncias y reclamos de la población cubana por la pobre calidad y el pequeño tamaño de las unidades que se venden de manera liberada en los establecimientos estatales. Esto obligó a más autoridades capitalinas a anunciar una nueva forma de venta.

La Agencia Cubana de Noticias (ACN) informó que se comenzará a a comercializar el 50% de este alimento en módulos de 5 panes por 4 CUP (80 centavos cada unidad).

El jefe del subgrupo de alimentación del gobierno provincial de La Habana, Julio Martínez, explicó en una comparecencia que cada panadería deberá comunicar la cantidad de harina que puede procesar en un día y de unidades que logra producir con esa harina.

Hay 250 entidades en La Habana donde se vende pan liberado. Sus responsables serán los encargados de publicar un listado con la cantidad de panes que se prevé expender diariamente y cuántos serán permitidos adquirir por cliente.

La directora de la Empresa Provincial de la Industria Alimentaria, Abdelin González Mesa, señaló que se analizará las circunstancias de producción de otras elaboraciones que estos locales comercializan (bases de pizza y dulces) para que más panaderías oferten, por lo menos, 4 variedades cada jornada.

Otra de sus prioridad es asegurar que, dentro del horario de las 7:00 a.m. a las 7:00 p.m., se oferte pan normado.

Martinez comentó que, gracias a la interrupción del curso escolares y clausura de las instituciones educativas por la situación epidemiológica del virus de la COVID-19, la provincia cuenta con 35 toneladas del producto. Sin embargo, la demanda sigue sobrepasando la oferta.

El vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial, Reinaldo García Zapata, insistió es que es primordial el lograr una mayor organización en las colas, pues la población debe estar de pie durante horas, bajo cualquiera condición climática, y luego no alcanzan a comprar pan. Sobre esto, se propuso la entrega de tickets en las colas para conservar el orden, basándose en la cantidad que se extenderá en la jornada.

El fotorreportero Pedro Luis García describió la hazaña que un habanero debe llevar a cabo para lograr comprar pan liberado en estos días. Contó que salió de su hogar las 6:00 a.m. del domingo para hacer la cola del pan desde horas tempranas, pero cuando llegó al local de J y 15 (El Vedado), se topó con que solo se estaba vendiéndo pan normado, el que ahora cuesta 1 CUP pero sigue portando la misma mala calidad de cuando costaba 5 centavos.

Narró que fue, entonces, al establecimiento de 9na y J y lo recibió una gigantesca espera por el pan de flauta a 10 CUP. No pudo comprar la elaboración. Concluyó con que, hoy día, en Cuba no se puede comprar pan si no es el que toca a cada ciudadano por la libreta de abastecimiento.

En un reportaje del oficialista Noticiero Nacional de Televisión se admitieron las problemáticas dadas en la provincia de Artemisa con la producción de pan.

Una inspectora del territorio, Mercedes Ibáñez, reconoció que el pan regulado no tenía el peso estipulado, pues tenía sólo 69 gramos (en vez de 80) y no estaba elaborado con la materia prima requerida. El de 50 gramos pesaba entre 10 y 20 gramos menos, aproximadamente.

El reportaje señaló que el personal de la institución estaba no lo elaboraba con la suficiente harina y aceite, por lo que sobraron 5 sacos de harina y 10 libras de aceite.

Se han inspeccionado 231 entidades en este mes, las que demostraron falta de higiene en las instalaciones e irregularidades en el gramaje del producto, según la página de Facebook del Ministerio de la Industria Alimentaria. Se aseguró, entonces, que se tomaron las medidas necesarias para erradicar estos problemas.

desabastecimiento de alimentosescasez de alimentosEscasez de pan CubaRestricción de compra de pan