Home Actualidad Cierran el céntrico Mercado de 3ra y 70, en La Habana, tras...

Cierran el céntrico Mercado de 3ra y 70, en La Habana, tras detectarse casos de coronavirus entre sus trabajadores

Una de las más concurridas tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC) de La Habana, el céntrico Mercado de 3ra y 70, amaneció hoy con sus puertas cerradas al público, luego de confirmarse que al menos dos de sus trabajadores habían dado positivo al coronavirus.

La noticia tomó por sorpresa a las cientos de personas que desde la madrugada comienzan a forma una cola en los alrededores para acceder a la tienda, pues es una de las más surtidas y grandes de su tipo en la capital cubana.

Fila en los exteriores de 3ra y 70 esta mañana

“Llegamos a las 3 de la madrugada y marcamos aquí afuera y nadie sabia nada. Incluso, a las siete en punto, ya amaneciendo, la policía nos escaneó los carnet para poder entrar, pues solo están dando 500 turnos diarios (…) ahora, al momento de abrir, salió el mismo oficial y nos pidió disculpas y que nos fuéramos porque no iban a abrir en los próximos días ya que varios trabajadores dieron positivo al coronavirus”, comentó a nuestra redacción Alicia Hernández, una de las que amaneció en 3ra y 70 hoy con la esperanza de poder comprar un pedazo de queso y un paquete de pechuga de pollo.

Las aglomeraciones fuera de este mercado son impresionantes en las ultimas semanas, por lo que las autoridades decidieron establecer un limite de turnos diarios. Sin embargo, esto ha terminado por provocar que las personas comiencen a llegar en altas horas de la madrugada a marcar, intentando estar entre los afortunados que puedan entrar en el día, e incumpliendo los horarios establecidos por el Gobierno de no circulación desde las 9:00 p.m. y hasta las 5 a.m.

Fila en los exteriores de 3ra y 70 esta mañana

No es la primera ocasión que el Gobierno decide cerrar centros comerciales completos por el coronavirus, pues el propio contacto permanente de sus trabajadores con el público los expone a quedar contagiados con mayor facilidad.

“Estábamos en la cola desde las 2:45 de la madrugada y cogimos el turno 70 cuando escanearon los carnet. Ahora me toca irme para la casa con las manos vacías, tremendo sueño y resignada a ver que invento hoy para poder comer porque irme desde aquí a otra tienda a buscar algo a esta hora es ya una tarea imposible”, nos dijo Alicia antes de marcharse del lugar.