sábado, abril 10, 2021
InicioEconomía y negociosEste restaurante privado en Cuba parece salido "de otra galaxia" pues sus...

Este restaurante privado en Cuba parece salido “de otra galaxia” pues sus dueños decidieron no aumentar sus precios tras la llamada “unificación monetaria”

Es increíble, pero cierto. Un restaurante paladar privado en La Tunas, a un mes de comenzada la primera etapa de implementación de la Tarea Ordenamiento en el territorio nacional, continúa con los mismos precios que ofertaba en el mes de diciembre del 2020.

Este se asume como un hecho extremadamente raro a día de hoy, pues ambos sectores de la economía cubana han aumentado sus tarifas de forma exorbitante en el último mes. Además de atraer mucho la atención del cubano por esta decisión financiera, ya este paladar era de gran aceptación en la ciudad cabecera desde antes del reordenamiento monetario.

La dueña y los empleados de este negocio han apostado por mantener los mismos precios y la buena calidad de su servicio para atraer mayor clientela, y lo han logrado.

Los precios se mantuvieron inamovibles a pesar de la unificación monetaria

La sorpresa abunda en los rostros de los visitantes del establecimiento gastronómico Parrillada, en Las Tunas, porque, siendo un negocio privado, ofertan buena comida a buen precio.

Muchos clientes con frecuencia preguntan si el establecimiento es estatal, y a la negativa, comienzan a revisar alegremente el menú. El local siempre está lleno, los empleados contentos y los bolsillos tranquilos.

“¿Compañera, esto es estatal?” Le preguntan una y otra vez a la dependienta. “Pero… ¡estos precios no han cambiado!”, vuelven a comentar en alta voz y con asombro quienes lo visitan. El resultado: establecimiento lleno y ventas acertadas que alivian las necesidades y le dan tranquilidad al bolsillo.

María Rodríguez, vecina del municipio, ya frecuenta par de veces al día el establecimiento. Asegura que no disminuye la calidad por ser barato.

Anabel, quien reside en el reparto Buena Vista, señala que la comida siempre está muy bien elaborada y que es la mejor opción ahora mismo para desayunar y almorzar.

La propietaria ha apostado por mantener los precios bajos para aumentar las ventas

Yaíma Ferrales, propietaria de Parrillada, comenta sobre la simpleza con la que notó que esta modalidad de negocio era la más acertada. Cuenta que el vender mucho y barato les proporciona la seguridad de vender todo el producto diariamente, así nada envejece en sus alacenas y se pueden ofertar alimentos frescos, y tienen mayor productividad utilizando menos recursos: agua, electricidad y gas (mayor eficiencia y eficacia; más con menos).

“Sencillamente aplico el a, b, c, de un buen comerciante: vender mucho y barato; y no poco y caro. Con ello el producto rota todos los días, no envejece, se oferta fresco y sobre todo, hacemos un volumen mayor de producciones utilizando menos recursos, dígase electricidad, aceite, gas licuado…, lo cual disminuye nuestros gastos y no se lo tenemos que sumar al precio del menú”, explica la propietaria.

Abaratan costos al elaborar las croquetas, medallones, fritas y aporreados de los sándwiches con las sobras del propio restaurante, y así se aprovechan todos los recursos.

Esta emprendedora cubana ha aplicado el método de más ventas a menor precio

De lunes a viernes este local expende en el horario de 7:00 de la mañana a 11:00 los desayunos y a partir de esta hora y hasta las 2:00 de la tarde, los almuerzos. Las llamadas completas, que incluyen granos, viandas, hortalizas, proteína, caldos y un líquido, salen por el valor de 30.00 pesos en moneda nacional.

Esta emprendedora cubana ha logrado con muchísimo esfuerzo, dedicación y una buena estructuración de costos, que su negocio salga a flote con éxito en la actual crisis económica y dadas las constantes trabas por parte del Gobierno que los trabajadores del sector privado tienen que eludir.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas