Los barberos se rebelan en Cuba ante los precios topados por el Gobierno: “Veremos a los cubanos dejarse las melenas porque así no vamos a trabajar”

Ya no son solo los vendedores de productos agrícolas o los taxistas privados lo únicos que tienen que lidiar con el hostigamiento y la presión del Gobierno cubano por causa de los precios topados en su sector.

Los precios de los servicios de barbería han subido con la ola de la Tarea Ordenamiento y muchos clientes se quejaron al respecto, por lo que las inspecciones estatales vinieron atrás a evaluar el cumplimiento con los precios máximos estipulados, los que los profesionales del sector también han repudiado.

Alejandro, un barbero de la periferia de la ciudad cabecera de Ciego de Ávila, alegó que para comprar un paquete con cien hojas de cuchillas de afeitar necesita 1.500 CUP, por lo que en cada cliente invierte 15 CUP. El pomo de colonia le cuesta otros 250 CUP, la caja de talco 40, la cera 250, y el pomo de laca entre 375 y 500 CUP.

Aseguró que la inversión en insumos roza los 4.000 CUP, además del pago de la licencia, los impuestos, la seguridad social y los servicios básicos del local.

Además, Alejandro todavía no ha logrado recuperar la inversión inicial hecha para montar el negocio (94.000 CUP), en la que ayudaron su pareja, su madre y un hermano emigrado.

A pesar de que el Gobierno no lo quiere admitir, en Cuba es muy extraño que un emprendedor no se sustente con capital extranjero (parcial o totalmente), o que al menos haya sido la piedra angular para conformar el negocio en un inicio: dinero de un familiar, amigo o asociado que sea ciudadano o residente en el exterior.

El avileño advirtió que si lo obligaban a mantener el precio máximo establecido por el Gobierno para este tipo de servicios, pronto tendría que entregar la licencia y resignarse.

Algunos ya han movido su negocio a la modalidad de “a domicilio” bajo el manto del mercado informal con el fin de evadir posibles tarifas máximas impuestas, que posibilita que los barberos puedan pedir el precio que escojan apropiado.

Lázaro Miguel, un joven que accedió a pagar los 75 CUP demandados por el barbero luego de regatear por un tiempo, opinó que es mejor no pelearse con los proveedores de este tipo de servicios porque puede resultar peor el remedio que la enfermedad.

En el mismo salón, los comentarios de los barberos coincidieron en que no resulta justo pagar “lo mismo por el pelado de toda la vida que por el corte a la moda”, mientras uno reflexionó que no tiene sentido exigir solo 20 o 50 CUP por un pelado especial al hijo de dos médicos con buenos salarios.

Reynaldo, por su parte, dijo que no puede bajar más los precios porque no le da la cuenta. “Afeitado, con crema, loción y masaje son 100 pesos, más el arreglo de barba que son otros 50”, añadió.

Reclamó, además, otros servicios incluidos en la experiencia y el servicio general de barbería que no pagan los clientes, porque algunos toman agua, cargar sus celulares y van al baño en el local, gastos nimios pero por los que los cuentapropistas también tienen que responder.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más