La disminución de los vuelos hacia Cuba por el coronavirus pone en jaque el negocio de las llamadas “mulas”

La restricción del número de vuelos que entran a Cuba, impuesta por el Gobierno para tratar de frenar al avance del virus de la COVID-19 en Cuba, ha afectado severamente a todas las “mulas”, puesto que ahora les resulta muy complicado y caro ir y venir para importar productos; no solo con esta medida, sino también con la del confinamiento preventivo obligatorio para todos los viajeros que lleguen a la isla.

Los cubanos que ejercían de “mulas” solían viajar semanalmente hacia países como Estados Unidos, Panamá, México, Haití, República Dominicana, etc, para llegar cargados con productos de demanda en el mercado nacional.

Desde que la última serie de medidas sanitarias fueron impuestas, con motivo de frenar el coronavirus en Cuba, el número de cubanos que importaban todo tipo de artículos desde otros países disminuyó notablemente, lo que provocó un alza en los precios en el mercado informal cubano y mayor demanda de envío de remesas (lo que a su vez trajo más trabas e impuestos sobre este servicio).

La opción oficial de envío de paquetería hacia Cuba radica en la empresa estatal Correos de Cuba, la que ha reconocido colapsos de su sistema de procesamiento de bultos y demoras de entregas al destinatario de hasta 6 meses (y, en algunas ocasiones, incluso más), luego de que las quejas sobre su mala gestión inundaran la web.

Muchos ciudadanos cubanos en espera de envíos, ante la extenuante tardanza, han llamado reiteradas veces a la compañía y siempre han recibido una justificación distinta: no hay combustible, fallos de conexión, falta de electricidad o hay que esperar que la Aduana revise el paquete.

La realidad es que la mayoría de los envíos gestionados por las empresas Palco y Cubapack, conjuntamente con Correos de Cuba, nunca llegan a su destinatario; y todos sus responsables y funcionarios se limitan a justificarse, maltratar, mentir y desentenderse. Algunos paquetes llegan incompletos y esto solo es signo de que ocurrieron robos y estafas por el camino.

El Noticiero de la Televisión Cubana emitió un reportaje la pasada semana en el que se resaltó que las entregas están sufriendo retrasos de unos seis meses a raíz de la concentración de carga provocada porque se están recibiendo el doble de importaciones que normalmente se procesan.

La Directora Adjunta de la empresa de Mensajería y Cambio Internacional, Zoraya Bravo Fuentes, explicó en el reportaje que tres meses se demoran los viajes de las cargas y otros tres corresponden a la estancia en la planta, por la saturación que experimentan.

Añadió que la planta de procesamiento tarda al menos un mes en completar 15 contenedores y, actualmente, llegan más de 20 en el mismo período de tiempo. Todavía existen 42 contenedores pendientes de procesamiento a día de hoy.

Con la mayor cantidad de demoras en sus operaciones en la historia de estas empresas del Estado, se ha agravado la situación luego del cierre del espacio aéreo con el objetivo de contener la pandemia.

Fincimex, por su parte, comunicó sobre una serie de transacciones colgadas, las cuales continúan obstaculizando el funcionamiento de la entidad luego de las sanciones impuestas por el expresidente Donald Trump.

Recurrir a las “mulas” ha sido una buena alternativa antes que contratar los servicios estatales para el envío de remesas, dado que son más rápidas y seguras, pero han aumentado los impuestos sobre las remesas en más del 20% y las agencias alternativas están cobrando alrededor de 15 dólares por libra, casi el doble de la tarifa anterior.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más