Cubanos critican que el Gobierno haya decidido mostrar en el Noticiero Nacional de Televisión los rostros de menores de edad que supuestamente participaron en sabotajes a tiendas en Guantánamo

El presunto “acto terrorista” que llevaron a cabo unos jóvenes guantanameros cuando apedrearon distintos establecimientos estatales, fue nuevamente abordado por los medios del oficialismo cubano.

Esta vez fue el Noticiero Nacional de la Televisión Cubana el que no titubeó en mostrar en un medio nacional (y en horario estelar) las identidades y los rostros de sus autores (algunos, menores de edad), los que supuestamente fueron financiados desde el exterior.

Por supuesto, la sección del noticiario dedicada a arremeter contra estos planes para “imponer el odio y el terror” entre la población fue la de Humberto López, abogado, conocido portavoz del oficialismo y defendor acérrimo del Gobierno.

Las identidades de estos jóvenes, entre los que se encontraban uno de 14 años de edad, otro de 16 y otro de 17, fueron expuestas plenamente en el reportaje e incluso se hizo hincapié en forma de zoom en sus rostros, gracias a unos videos filmados por el Ministerio del Interior.

Laritza Diversent, abogada y directora de Cubalex, criticó desde sus redes sociales la decisión del medio televisivo por mostrar sus rostros y violar las obligaciones del proceso legal que constituye la investigacion recién activada, pues no tenían la verdadera potestad de airear sus identidades cuando el “delito” cometido aún queda en un limbo, en un estado de suposición y conjeturas.

La abogada enfatizó en que los supuestos responsables de estos actos vandálicos (que las autoridades pretenden penalizar como actos de “terrorismo”) aún son “niños”, tanto bajo la ley cubana como bajo el derecho internacional.

Denunció que en la pantalla fueron exhibidos “vestidos de presos y autoinculpándose, sin abogado que les recomiende si deben responder o no a las preguntas que le hace [alguien] que nunca sale en esas imágenes”.

Diversent y la organización que lidera han criticado y denunciado anteriormente diversos casos en los que el Gobierno cubano procesa a los “menores” de 16 años infractores de la ley y los juzga como mayores de edad, dado que ya tienen responsabilidad penal.

Sus caras no fueron pixeladas ni modificadas, y cedieron un testimonio sobre que fueron contactados a través de Facebook por una influencer cubana conocida como “Yamila, la hija de Maceo”, y esta les ofreció una remuneración por lanzar piedras a locales públicos de la localidad donde radican y hasta a guaguas.

La abogada aseguró que este tipo de coacciones no pueden seguir siendo permitidas, porque es la misma Fiscalía general la que no acude a apoyar a estos menores que sufren de “presiones o técnicas de torturas” hasta la confesión (a veces falsa).

El abogado Eloy Viera explicó que, en Cuba, se adquiere la capacidad plena a los 18 años de edad, la edad laboral a los 17, la responsabilidad penal a los 16, y la posibilidad de emancipación es a los 14 y a los 16 (femenina y masculina, respectivamente).

Viera considera que lo más inquietante en estas circunstancias es, más bien, “el tratamiento especial que habría que darle a niños de esa edad en el procedimiento penal”

Aseguró que el derecho internacional establece que niños son los menos de 18 años, aunque deja abierta la posibilidad para legislaciones nacionales de instaurar modelos diferentes de edad.

Como abogado, Viera degiende no sobreexponerlos, sino “ofrecerles un proceso expedito que cuente con asistencia desde el primer momento” para asegurar que se mantenga su dignidad y su privacidad intactas. Además, alega que la exposición de las imágenes de los adolescentes en la televisión restringe su proceso de reinserción social.

Como tienen más de 16 años, pueden ser imputables, pero continúan siendo menores, por tanto, a efectos de la ley civil, no se debería disponer del tratamiento de su imagen de esa manera por los medios. No tuvieran en cuenta tampoco la autorización de los padres o emplear técnicas de difuminación de la imagen u omisión de los nombres.

La narrativa del audiovisual, además, no es concluyente al definir su autoría en los actos vandálicos.

Diversent resaltó en su mensaje que “cuando no se respeta la niñez no se respeta nada”,y aprovechó para llamar la atención sobre los perfiles raciales y el racismo institucionalizado, fenómenos que reinan en estos casos de vandalismo adolescente.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más