‘Falsos positivos’, un negocio que está dando miles de dólares al Gobierno cubano en medio de la pandemia del coronavirus

Los “falsos positivos” se están convirtiendo en un negocio para el Gobierno cubano, pues muchos viajeros internacionales han asegurado que el Ministerio de Salud Pública ha falsificado sus resultados de exámenes PCR, por orden de la administración nacional, para cobrarles la estancia (y demás costos) en las instalaciones hoteleras estatales, que funcionan como los centros de aislamiento reglamentarios.

Daniel Morales, un cubano residente en España que realizó un viaje familiar a la isla (con arribo el pasado 20 de enero), ha dado testimonio de haber sido víctima de esta estafa gubernamental.

El joven trajo consigo el certificado de la realización con 72 horas de antelación de un examen PCR con resultado negativo al COVID-19 (y esto fue cuando aún no era obligatorio realizar este trámite para entrar a Cuba).

Se sometió a la pirmera prueba PCR reglamentaria en suelo cubano en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, pagó la cuota sanitaria de 30 euros y pasó luego a realizar el confinamiento preventivo en el domicilio de su familia.

Una guagua llegó 3 días después a recogerlo en la vivienda donde estaba haciendo estancia y le informaron, con una sonrisa bien grande en el rostro, que su test había dado positivo al coronavirus.

Esta noticia resultó algo violenta y dudosa si se toma en cuenta que el test de la esposa de Morales, quien ha compartido cama con él y había estado justo a su lado durante todo el vuelo de 10 horas, dio negativo.

El joven fue, entonces, trasladado de inmediato a un pequeño hotel en Guanabo, al este de La Habana. Morales alegó que el trato en el centro fue bueno, pero la felicidad de los funcionarios que lo recogieron y le dieron tal noticia le inquietó bastante.

Para estos casos, y fuera de los paquetes vacacionales, el Gobierno cubano oferta paquetes de cuarentena en hoteles nacionales (para extranjeros y cubanos residentes en el exterior), cuyos valores van desde los 231 hasta los 846 USD por persona.

Si esto le pasara a cubanos residentes permanentemente en la isla, se internarían en centros estatales habilitados con este fin, pero sin pagar estancia, transportación y tratamiento.

Morales aclaró que luego de pasados cinco días de someterse a un tratamiento desconocido y de habérsele cobrado 1.000 euros más por concepto de servicios y atenciones, le notificaron que no tenía coronavirus.

Los médicos le comunicaron que la prueba había resultado en un falso positivo y, tras reclamar la devolución de su importe, le explicaron que el país ya había gastado recursos en su tratamiento, por lo que ofrecieron disculpas.

Concluyó, después de denunciar que perdió cinco días de su viaje y una gran cantidad de dinero debido a un error de ellos, que no volvería a Cuba.

Ana Laura Díaz, familiar de un cubano con residencia permanente en Miami, considera que se ha articulado un “negocio redondo” con estos presuntos “falsos positivos”.

Comentó que su primo fue aislado días después de su llegada por un supuesto PCR positivo asintomático, y que siempre les quedó la duda por la falta de evidencias que soportaran la situación.

Daniel Morales y otros viajeros han sido forzados a pagar servicios de alojamiento y tratamientos sin tener la enfermedad, a pesar de que las medidas sanitarias que entraron en vigor el pasado 6 de febrero establecen que los cubanos residentes pasarán la cuarentena en centros habilitados en las provincias, “libres de costos”.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no hacerlo si lo deseas. Aceptar Leer más