martes, mayo 11, 2021
InicioActualidadTiendas en MLC ¿llegaron para quedarse o se quedaron para irse las...

Tiendas en MLC ¿llegaron para quedarse o se quedaron para irse las de moneda nacional?

Ya las criticadas tiendas en MLC (Moneda Libremente Convertible) llevan 7 meses funcionando, pese al rotundo rechazo popular que sufrieron en sus inicios y que siguen sufriendo y a su inoportunidad de entrar en vigor en medio de una muy dura crisis económica y sanitaria. Aún así, y a pesar de la gradual ampliación de esta red de tiendas, ahora ni siquiera “resuelven”.

De las 4.800 tiendas que operaban en CUC en todo el país el año pasado, 72 pasaron a funcionar en MLC en el mes de julio.

Luego de comenzada la implementación de la Tarea Ordenamiento en enero de 2021, las tiendas que quedaban operando en CUC pasaron al CUP, pero el panorama se ha complicado notablemente desde entonces.

Las tiendas de Carlos III y Cuatro Caminos, dos de las principales de la capital y que operan en MLC, fueron declaradas focos de infección del virus de la COVID-19 y cerradas por varios meses, y las colas de antes de cerrar abarcaban varias manzanas.

En estas ahora se vende cualquier tipo de artículos (de aseo, alimentación y ferretería), pero el resto se dedican a la comercialización “especializada”.

Por ejemplo, una de las dos tienda en MLC de la Habana del Este, el municipio más extenso de La Habana, radica en la Zona 1 de Alamar y solo expende artículos de ferretería, mientras que la que vende aseo y alimentos queda en Guanabo, a 15 kilómetros de distancia (en uno de los repartos más periféricos del municipio).

Esto obliga a los residentes de Cojímar, Villa Panamericana, Casa Blanca, Reparto Guitarras, Camilo Cienfuegos y hasta Campo Florido a buscar alternativas en las tiendas de Centro Habana y Playa, que aún estando en otros municipios, quedan más cerca y disponen de mayor oferta.

Con la reciente municipalización del comercio (con la que los residentes se ven limitados a solo comprar en su territorio), los habaneros en situaciones similares se han quejado.

En el municipio Playa, sin embargo, el problema radica en que los muchos establecimientos de este tipo están colapsados por la fortísima afluencia de clientela.

La corrupción se ha disparado con la organización en estos centros, dadas las largas esperas, la recogida del carnet de identidad (que es ilegal), los pretickets para guardar turno de un día para otro, la fuerte vigilancia policial y los sobornos a funcionarios para saltarse la cola.

Lo peor de todo es que la población cubana que logra comprar en estos comercios continúa sin estar satisfecha por la falta de diversidad, calidad y cantidad de la oferta.

A la par, se desenvuelven los revendedores, ciudadanos ya establecidos en la sociedad que dedican su tiempo a esperar en largas colas para comercializar después los artículos que adquieren, siempre a un precio duplicado o triplicado. Incluso han aprovechado la acrecentada informatización del país para vender mediante grupos de WhatsApp, Revolico, Telegram, entre otras plataformas.

Las tarjetas magnéticas constituyen otro de los aspectos que hacen más complicado el sistema, pues son la única vía que tiene el cubano para comprar en estas tiendas, y el dinero que entra ya no puede ser retirado en efectivo, algo lo que muchos han resuelto haciendo transferencias en forma de reventa de saldo en divisas extranjeras, pues estas no se pueden adquirir por otro medio debido a la escasez de dólares que presenta el Gobierno.

Los bancos, por ende, se llenan de personas con interés de abrirse cuentas en MLC, tanto si las necesitan como si no.

Entonces, amén de que la carencia de divisas del Gobierno haya mejorado desde la instauración de estos establecimientos comerciales, los mismos afectados de siempre siguen con dolores de cabeza debido a la idea.

El economista Elías Amor consideró que edtas tiendas son un “instrumento excepcional y único de Cuba para facilitar la recaudación de divisas para el Gobierno, en momentos en que fallan otras fuentes”, apoyando que no se pierdan divisas en el paso de los dólares al circuito interior de la economía.

Añadió que, por ende, “han creado graves desigualdades sociales entre quienes tienen dólares y quienes no”, y que, hasta que no se estabilice la situación financiera y epidemiológica “seguirán las tiendas”.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram