InicioActualidadGastaron miles de pesos en adoquinar una parte de la céntrica Avenida...

Gastaron miles de pesos en adoquinar una parte de la céntrica Avenida de los Presidentes, en La Habana, y ahora destruyen lo hecho para «rectificar» el error

El Gobierno cubano se atreve a gastar miles de pesos por la decisión de algún sesudo con mucho tiempo libre, para luego terminar rectificando lo hecho y entonces nadie paga la culpa del error cometido.

Y es en julio del pasado año informamos sobre la obra que se realizó en la céntrica y emblemática Avenida de los Presidentes, en La Habana, cuando se eliminaron parte de las áreas verdes en el inicio de esta vía, cercana al Malecón, para colocar en su lugar anacrónicos adoquines de concreto; lo que provocó una fuerte ola de críticas y cuestionamientos por parte de los cubanos en las redes sociales.

La transformación, que prometía extenderse en buscar de la Calle 23, terminó solo ocupando los primeros metros de la calle G, uno de los pulmones verdes del Vedado, donde los adocretos llenaron el lugar que hasta solo semanas antes era un paseo verde en la zona.

La decisión de adoquinar esta zona provocó una ola de críticas en la población

La defensa para tal barrabasada es que «se trataba de una zona que se inunda ante la mínima penetración del mar, convirtiéndose en un lodazal que dura semanas». Además, la propia cercanía del mar hacen que el salitre no permita que florezcan las plantas y mucho menos el verdor de la yerba.

“El poner adocretos ayuda al drenaje del agua y evita que toda esta zona quede después con un gran lodazal que permanece por meses”, comentó entonces a nuestra redacción un funcionario del Instituto de Planificación Física de Plaza de la Revolución.

Ahora queda sabes si alguien responderá por el malgasto de recursos

Sin embargo, no había justificación alguna para tal decisión. Si esa fuera la causa, tendrían que cementar hasta 23 y 5ta Avenida. No, no había justificación…

Ahora, con todo el adocreto levantado, queda la preocupación por parte de los vecinos de la zona por el tiempo que puede demorar el Gobierno en retirar las toneladas de escombros dejadas.

«Esto lleva así varios días. Agárrense de la brocha, que esos escombros se van a meter buen tiempo ahí y si le da por colarse el mar, alguno de esos bloques irá a parar a la calle 23», nos dijo el dueño de uno de los restaurantes privados que esta a cuadras del lugar.

Con miles de casas en malas condiciones, el Gobierno se permite hacer tal gasto del erario publico

Pero como siempre sucede en estos casos, Liborio termina asumiendo el gasto, porque lo que no cuesta no duele…

Poner concreto no era ser la solución, este también se daña. Había que buscar la solución de otros países y ver qué arbustos que se dan en Cuba resisten las inclemencias de esta zona.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas