InicioActualidadPrensa oficialista en Cuba reconoce que al Gobierno se le fue la...

Prensa oficialista en Cuba reconoce que al Gobierno se le fue la mano aumentando los precios de los comedores sociales

Luego de que la implementación de la Tarea Ordenamiento haya subido significativamente los precios de la alimentación ofrecida en los comedores del Sistema de Atención a la Familia (SAF), los casos de ancianos cubanos que renuncian a esta ayuda no ha cesado de aumentar exponencialmente.

La realidad ha indicado que son muchísimas las personas beneficiadas con esta atención que dependen totalmente de recibir estos alimentos para el sustento diario, pese a que el Ministerio de Comercio Interior insista en que el programa solo aporta un pequeño complemento para la provisión de adultos mayores, personas con discapacidad, embarazadas con alto riesgo y casos sociales críticos (con insuficiencia de ingresos y carentes de familiares).

El administrador del comedor social Sombrillitas de Ciego de Ávila, Julio H. López Escasena, informó que su local tenía censados 98 comensales y ahora asisten poco más de la mitad, pues el reordenamiento monetario aumentó los precios de los menús de almuerzo y comida a los 10 y 13 CUP.

Los ancianos se han quejado con él sobre estas cotizaciones, porque no son capaces de permitirse este «lujo» solo con sus pensiones.

Marlene Díaz Carmenate, mensajera que lleva los menús al domicilio, declaró que sus clientes decidieron continuar recibiendo el servicio porque los alimentos están teniendo buena calidad, pero otro mensajero ha perdido la mitad de sus clientes porque estos no tienen suficiente dinero para pagar todas las comidas. Él le regaló el almuerzo del sábado a uno de los viejitos por lástima.

El mensajero agregó que las dos comidas cuestan alrededor de 20 CUP al día, lo que por todo el mes se convierte en una cifra considerable, sobre todo teniendo en cuenta que las pensiones solo cubren mínimamente las necesidades.

López aseguró que se encuentra esperando un cuarto listado de precios a emitir por parte de las autoridades.

Por su parte, Bárbaro Martínez quisiera «ver el seguimiento que hace el trabajador social» a aquellos que no continúan adquiriendo el alimento.

Martínez cuestionó, en un comentario en el sitio web de Invasor, la solución que se le da al problema, o siquiera lo que dicen al respecto los funcionarios que determinaron la cuantía de la chequera y los precios de estos comedores.

Un grupo de jubilados cubanos se quejaron, en un reportaje hecho por el diario Periódico26 de Las Tunas, sobre la calidad y los incoherentes costes de los alimentos de los comedores sociales que integran el SAF, razón por la que muchos de los comensales adscritos a la modalidad habían dejado de asistir desde que comenzó enero.

La pensión mínima subió a 1.528 CUP con la Tarea Ordenamiento, a la vez que el salario mínimo aumentó a 2.100 CUP. Las dos reformas continúan sin satisfacer siquiera los gastos básicos de los que las reciben, ya que toda la isla ha sufrido un fenómeno de inflación de los precios, en el sector estatal y en el privado.

Los jubilados cubanos tienen entonces que costearse además los altos precios de los medicamentos para tratar sus enfermedades, las cuales en muchos son crónicas.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas