martes, abril 13, 2021
InicioEconomía y negocios¿De quién es la culpa del incremento de precios en Cuba, que...

¿De quién es la culpa del incremento de precios en Cuba, que afecta desde una cabeza de ajo hasta el de una casa?

El jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos y miembro del Buró Político del Partido, Marino Murillo Jorge, reconoció que la devaluación de la moneda que se está viviendo en Cuba está muy vinculada con la implantación de la Tarea Ordenamiento, dado que esta causó un crecimiento de los precios por el encarecimiento de las importaciones y la eliminación de subsidios y gratuidades, pero que son los sujetos que incurren en precios especulativos y abusivos los que mayor responsabilidad tienen en la disminución del poder adquisitivo de la población cubana.

En realidad, y por muchas justificaciones con las que los cuentapropistas del sector agropecuario puedan escudarse, es una ridiculez cobrar 50 CUP por 2 libras de tomates o 120 CUP por un racimo de plátano, más de 20 CUP por una libra de guayaba, 15 CUP por un mazo de lechugas o por una berenjena, alrededor de esa cifra la libra de pepino, 500 CUP por una pata de ajo, 9 CUP por una cabeza (y ni siquiera de las grandes), y 40 CUP por una piña en Ciego de Ávila, territorio donde mismo se cultivan.

La cebolla blanca o la libra de frijoles colorados están amenazando con desaparecer de la mesa del cubano, por lo que van alcanzando precios de acciones en Wall Street. Todos hacen el mismo cuento, el de la inmensa cantidad de intermediarios que vienen antes de ellos hasta comprar el producto, y que todo se encarece exponencialmente en esa cadena.

Ya en Ciego de Ávila, un servicio que antes costaba 40 CUP como el de herrar al caballo, ahora cuesta más de 100 y se espera que supere los 200 dentro de poco.

Murillo Jorge recalcó que algunos establecimientos estatales también han incurrido en precios demasiado altos por “malinterpretar las regulaciones y medidas a implementar de la Tarea Ordenamiento”.

El funcionario admitió en una Mesa Redonda Informativa que es de conocimiento popular que fenómenos como el déficit de ofertas y el aumento de costos y de ingresos se desarrollan en la sociedad cubana; sin embargo, explicó que una mínima parte del mercado minorista no tiene el poder para pautar el aumento de los precios, por lo que llamó a declararle guerra sin cuartel a los que asumen una actitud tan egoísta y afectan a la población.

Aclaró que, incluso con la escasez de ofertas, se deben enfrentar las irregularidades debido a que una minoría, generadora del 10% de todos los productos que se comercializan en la isla, no debería poder trazar la pauta de los precios, ya que estos cada vez serían más abusivos, razón por la que, reiteró, que los gobiernos municipales y provinciales tienen la facultad de combatir este fenómeno.

La operación de topar los precios es sumamente complicada, e implica un precisión milimétrica a la hora de regular cadenas largas, desde la siembra hasta la venta a la población.

Un producto cambia de precio de una provincia a otra, incluso entre municipios, y ese es otro fenómeno que se aprovecha de la respectiva necesidad y poder de producción de los distintos territorios, lo que da cabida a negocios de todo tipo.

Ahora han ganado en reconocimiento en el hogar conceptos como costos de producción, gastos, valor de la mercancía, tarifas, precios, revendedores, etc., lo que contribuye a que los propios afectados tomen decisiones y ayuden a poner orden en el caos que lleva siendo este plan económico.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas