lunes, enero 24, 2022
InicioActualidadEl food truck del Hotel Parque Central causa sensación en La Habana...

El food truck del Hotel Parque Central causa sensación en La Habana entre los cubanos que intentan comprar alimentos en moneda nacional

La Habana Vieja solía colmarse de turistas que andaban ligeros por cada callejuela con la que se topaban; en cambio, esa misma zona solo destaca ahora por ser la locación fija de un camión que oferta comida hecha o semielaborada a los transeúntes que por allí pasan.

Sin embargo, más que un evento casual, en esa intersección de las calles Virtudes y Paseo del Prado solo se pueden divisar a decenas de personas que esperan ansiosas diariamente por abastecerse de esta fuente de recursos alimenticios.

La cola para comprar croquetas, sándwiches y refrescos de este food truck (camión de comida rápida) bajo la sombra del hotel Iberostar «Parque Central» nunca parece terminar.

Listado de precios del food truck

La empleada que despacha en el camión, desde antes de desplegar los laterales del peculiar comercio, debe escribir en la pizarra de ofertas un «NO» junto a los productos ya agotados. Se ve obligada a recordar a los clientes que este servicio lo provee el hotel, por lo que no se puede esperar que haya mercancía para todos los usuarios como si fuera una bodega.

La apertura se suele retrasar alrededor de media hora (como es común en Cuba) y en la cola se escuchan murmullos y comentarios aislados sobre la poca velocidad del servicio y la baja oferta. La empleada comenta que la venta del helado se tuvo que trasladar hacia otro punto por las grandes multitudes que atraía y por la sobresaturación que esto provocaba en la prestación.

Las colas se forman desde bien temprano en la mañana

Estas ofertas no resultan nada baratas para el cubano de a pie, pero en medio de una crisis económica y una escasez de alimentos tan vasta, hay que aprovechar lo que aparezca.

Una mujer en la fila comenta que había leído de la venta de helado en Internet y que no había dudado en lanzarse a marcar en la espera desde las 6 de la madrugada, pero fue a eso de las 11 de la mañana que se les fue informado que para eso había que hacer una cola distinta en el local habilitado para eso en la otra esquina.

El vehículo proveedor, pensado en sus inicios como atracción turística por la empresa española GEM Soluciones Industriales (su fabricante), recuerda al conocido Citroën H1, el camión comercial ligero de gran uso en las calles de Londres y Berlín. El modelo español no cuenta siquiera con cabina para el conductor, por lo que la movilidad es aportada por otro vehículo que debe halarlo como un tráiler.

El interior ha sido acondicionado con todo lo necesario para cocinar

El grandísimo decaimiento del turismo en Cuba y la severa crisis económica devenida por la pandemia del coronavirus y demás causas, ha provocado un muy duro desabastecimiento de productos alimentarios en el país, y esto, a su vez, ha transformado el espontáneo food truck en una fija y concurrida tienda minorista.

Un joven sentado en la tapa de una cisterna alega que esta opción resulta mejor que esperar por largas horas frente a cualquier tienda estatal por si surten algo; al menos aquí la gestión está más asegurada. Pese a esto, la oferta no es barata, para nada económica, pero ya no hay nada barato en La Habana de todas formas.

El número más bajo que se puede leer en la pizarra es el precio del bocadito de jamón, el cual se vende a 35 pesos, y en el otro lado del espectro se ubica el combo de tres hamburguesas con panes y refresco cuyo precio supera los 550 pesos, así como otras combinaciones incluso más caras. Las bebidas solo son servidas acompañadas de comida, y los dulces no están por el horizonte.

Mega Hamburguesa Parque Central. Gastronomia de ida y vuelta

Posted by Jose Luis Ayala Martinez on Friday, March 12, 2021

Una señora dice que llegó al pequeño porte a encargar tres pollos asados para un cumpleaños, «pero los pollitos están, la verdad, bastante chiquitos», lo que se remontaría en unos 750 CUP, a lo que otro cliente le responde que eso es mejor que nada, ya que esos pollos congelados no aparecen desde hace muchos meses, y en las tiendas solo permiten vender uno por persona.

Una muchacha, que se lleva una bolsa llena de croquetas, comenta que, al final, los precios tampoco están tan desproporcionados comparado con las ofertas a domicilio de algunas paladares, aunque siguen sin estar asequibles, por lo que muchos clientes asiduos no debe tener el camión.

Mientras, dos jóvenes caminan por la calle Virtudes, cada uno exhibiendo una caja con helado que compraron en el local aledaño que es donde ahora se despacha la mercancía en aras de prevenir grandes aglomeraciones frente al camión.

Los precios, en algunos casos atractivos, mantienen a los cubanos interesados en las ofertas

Al caer toda la actividad turística al comenzar la pandemia, el hotel Iberostar Parque Central articuló un servicio de entrega de comida a domicilio, el cual incluía en la carta una variedad de platos preparados y combinaciones de diversos tipos de quesos y embutidos. Un empleado del almacén rememoró la furia con la que las personas llamaban para encargar alimentos, aludiendo que «por poco les queman las líneas».

La concurrida agenda de pedidos provocó que la gestión del local decidiera restringir el servicio a pedidos con 24 horas de antelación, y cambiar la oferta a mayormente platos ya hechos y variantes de croquetas precocinadas.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas