InicioActualidadLa desconocida historia de los "pueblos cautivos" en Cuba que el Gobierno...

La desconocida historia de los «pueblos cautivos» en Cuba que el Gobierno mantuvo ocultos por décadas en todo el país

Los «pueblos cautivos» cubanos fueron comunidades creadas por el Gobierno y distribuidas por toda Cuba para controlar y aislar a los miles de colaboradores (por lo general, campesinos) del movimiento armado guerrillero opositor surgido entre 1960 y 1965 en las lomas del Escambray (antigua provincia de Las Villas).

Su auge de utilidad se dio entre 1970 y 1985, en regiones desérticas de Pinar del Río, principalmente. Le solían dar el apelativo de «granjas», por esto no era más que un eufemismo para ocultar las condiciones de esos campos de concentración, nacidos con el único objetivo de castigar a los contrarios de la forma de gobierno de los Castro.

Uno de estos poblados-cárceles se llamó Antonio Briones Montoto, en la provincia de Pinar del Río. Fue construido hace varias décadas por los propios prisioneros que lo habitaron, y, solo en apariencia, fue un pueblo totalmente común.

Los presos de esta comunidad no tuvieron juicio, ni abogado, ni ayuda de ningún tipo; no fueron acusados siquiera de nada. Muchos no conocieron qué hicieron para merecer tal represión, porque ninguno había atentado contra el gobierno y ninguna información les fue dada: ellos solo vivían en el lugar equivocado en el momento equivocado.

El desdén y el miedo de los altos mandos contra los habitantes del macizo montañoso central comenzó por el alza en armas de muchos residentes de allí en 1960. Los campesinos que apoyaron la insurrección con refugio y alimentos fueron arrestados.

No obstante, no fue hasta la década del 70 que todos los involucrados en la ayuda a los alzados fueron despojados de sus casas, tildados de indeseables y de poco confiables y fueron trasladados en trenes de carga a las zonas más remotas encontradas en otras provincias. Todas estas personas fueron diagnosticadas con «problemas ideológicos», detalle que debía ser solucionado.

Pueblos cautivos en Cuba

Ese fue el destino final de prisioneros, ex prisioneros y campesinos desalojados hacía años, así como residentes de otras zonas «de conflicto», que se puede decir era en donde vivían sospechosos de ser desafectos al Gobierno, a quienes las autoridades llamaban «los evacuados del Escambray».

Con muchas demoras, se lograron construir de a poco edificios de 4, 8, 12, 24 o 30 apartamentos. Si tenían buena conducta, cada tres meses los reclusos tenían la posibilidad de visitar a sus familias durante cinco días. Salían gradualmente, por municipios, y siempre bajo la custodia de guardias. Si, de pura casualidad, arribaba un mandatario extranjero a Cuba en los días que les tocaba el turno, tendrían que esperar otros tres meses porque en ese momento no podían dar salida.

Algunos aseveran que aún hoy existen, al menos, siete u ocho «pueblos cautivos» dispersados por las provincias de Pinar del Río y Camagüey.

Los «evacuados» eran transportados a sus pueblos de procedencia en busca de sus familias en la medida en que se iban terminando los inmuebles. Lo que antes eran terrenos baldíos o granjas despobladas, poco a poco se convirtieron en poblados con centros de salud, escuelas, estación de policía; aparentemente un pueblo común. Sin embargo, en cada uno exidtía en grupo de personas que ordenaba y una masa popular con movimientos controlados.

Gracias a denuncias de los exiliados respecto a violaciones a los derechos humanos en la isla, las autoridades fueron paulatinamente cediendo control, por lo fue más fácil para las poblaciones cautivas, o «evacuadas».

Entretanto, la situación de estos pueblos se ha transformado en los últimos años, pues con el arribo de nuevos pobladores, hay muchos de los que antes estaban a favor del Gobierno que ahora están en contra.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas