lunes, abril 12, 2021
InicioEconomía y negociosLa estafa del mal llamado ordenamiento monetario en Cuba!! ¿Quién controla realmente...

La estafa del mal llamado ordenamiento monetario en Cuba!! ¿Quién controla realmente los precios?

Marino Murillo Jorge, Jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, volvió a adjudicar la responsabilidad por el gran fracaso de la Tarea Ordenamiento a los precios “abusivos y especulativos” de los cuentapropistas y comerciantes ilícitos en Cuba.

En una nota publicada por el periódico oficialista Granma, el dirigente reconoció que se ha dado una notable devaluación de la moneda nacional en los últimos meses. No obstante, no se mencionó ni se tomó en cuenta en ningún momento que es la propia dirección del país la que decidió efectuar una medida tan drástica en el peor momento posible y de forma errónea.

El Gobierno no parece entender todavía que el control excesivo, la centralización, los precios topados y los subsidios no van a detener la inflación, y que los precios de los actuales intermediarios entre la oferta y la demanda en el país suben sus precios porque la oferta es inexistente.

Mientras, el CUP tiene que batirse en un duelo amañado con el USD, el que ya viene costando entre 48 y 52 CUP en el mercado informal cubano, puesto que las CADECAS y los bancos no tienen liquidez para vender dólares a la población a su tasa de cambio oficial de 1 USD por 24 CUP.

La inflación debilita cada día más el nivel de adquisición de los cubanos y el Gobierno no sabe qué hacer al respecto (más que justificarse, claro).

Por supuesto, el órgano oficial del PCC no pudo evitar culpar abiertamente a los “coleros, acaparadores y revendedores” por los altos precios, por los difíciles fenómenos económicos que estamos experimentando y por el palpable descontento popular.

No faltó un guiño en el texto a las “gratuidades” que garantiza el Estado a cada cubano y que nada tienen que ver con el asunto.

Murillo tuvo que admitir que los primeros que han incurrido en precios especulativos y abusivos han sido los propios establecimientos estatales, quienes “no interpretaron bien toda la materia” del proceso de reordenamiento monetario.

En medio de una situación de escasez y desabastecimiento críticos, agravada por la acción de la pandemia del coronavirus sobre la economía nacional, los cubanos se las tienen que arreglar para sobrevivir.

Pese a que el escenario, aunque preocupante, no resulta nada inesperado, el alto funcionario ha insistido, en más de una ocasión, en que las personas dedicadas a la reventa se guían solo por su actitud egoísta, y no por su necesidad de trabajar para llevarse algo a la boca, como todos los cubanos.

El Gobierno ha querido hacer de la vista gorda al sentido común y ha continuado con su ardua campaña de represión contra irregularidades en los precios, cuando los problemas actuales se han generado y multiplicado a raíz del déficit de ofertas.

La administración cubana no cuenta con capacidad, instrumentación ni actitud para enfrentar una situación económica tan grave como la que se está viviendo, y aunque conozca la reacción correcta a adoptar, se niega a ejecutar unas reformas estructurales que puedan asemejar a Cuba a países de corte capitalista.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas