InicioActualidadAduana del Aeropuerto de Camagüey detecta a ciudadano cubano intentando sacar del...

Aduana del Aeropuerto de Camagüey detecta a ciudadano cubano intentando sacar del país corales, caracoles y caballitos de mar

Agentes de la Aduana General de la República detectaron el día de ayer a un ciudadano cubano intentando sacar del país varios ejemplares marinos de «valor patrimonial y ecológico», según fue reportado por el diario oficialista Juventud Rebelde.

De acuerdo al citado medio, fueron incautados un caballito de mar, 11 corales y 34 caracoles marinos, conocidos popularmente como cobos, los cuales intentaban traficar por el Aeropuerto Internacional Ignacio Agramonte, la provincia de Camagüey.

«Todos estos especímenes, están protegidos en las leyes cubanas, y su exportación o comercio ilegal constituye una violación recogida en la Resolución 160 del 2011 del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (Citma); la cual plantea el control y protección de variedades con una alta significación para la diversidad biológica en el país», aclaró Yudnier Cepero González, director de la Oficina de Regulación y Seguridad Ambiental (Orsa).

Cepero González explicó además que la Orsa dona los ejemplares incautados a instituciones dedicadas a la investigación científica y los museos del territorio, los cuales resguardan colecciones de la flora y la fauna cubana para su exhibición y estudio.

De acuerdo con las evaluaciones del Citma, en Cuba existen una serie de animales y plantas en peligro inminente de extinción por la caza indiscriminada o la destrucción de sus hábitats, como es el caso del cocodrilo cubano, la jutía conga, el manatí o el zunzún.

En los últimos años han sido varias las detenciones de pasajeros intentando sacar ejemplares de la fauna cubana por las fronteras aéreas de la isla, sobre todo de aves, las cuales son compradas de contrabando para llevarlas al extranjero y venderlas en el mercado negro.

El contrabando de vida silvestre es el cuarto comercio ilícito más grande después de narcóticos, tráfico de personas y productos falsificados, según la organización sin fines de lucro World Wildlife Fund.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas