miércoles, junio 16, 2021
InicioActualidadRoberto Batista, hijo de Fulgencio Batista, se declara anti Trump y dice...

Roberto Batista, hijo de Fulgencio Batista, se declara anti Trump y dice que es hora que los cubanos construyan “una Cuba democrática”

Roberto Batista (Nueva York, 1947) notó el verdadero peso de su apellido cuando él y su hermano Carlos Manuel tuvieron que huir súbitamente de La Habana hacia Nueva York el 30 de diciembre de 1958, luego de que el movimiento rebelde cubano liderado por Fidel Castro tomara las riendas del país de manos de su padre, Fulgencio Batista.

Roberto se vio en la necesidad de escribir un libro, tras décadas de sufrir un shock post-traumático que le impedía hablar sobre Cuba y sobre su vida en la isla, para poder enfrentar sus demonios internos y los de su padre, por lo que nació “Hijo de Batista”, de la editorial Verbum.

Cuando llegaron a la urbe norteamericana, los dos niños de 9 y 11 años de edad, respectivamente, fueron recibidos por una multitud de personas desaforadas insultándoles, mientras ellos no sabían qué había pasado en Cuba ni por qué merecían una actitud tan hostil. La noche les pareció una eternidad, y cuando sus padrinos terminaron de tramitar su documentación, una turba de periodistas los esperaban.

Fulgencio, quien vivió algún tiempo en República Dominicana y en Madeira, pasó sus últimos años de vida en Madrid, donde actualmente viven los hijos de Roberto. Pese a que está enterrado en el cementerio de San Isidro, el conocido dictador cubano falleció en Málaga en 1973.

Batista, según testimonios actuales de sus allegados, fue un hombre increíblemente cariñoso, buen padre, paciente y cabal, pero es mejor conocido por convertir a Cuba en una de las Repúblicas bananeras más importantes del mundo en la década de los años 50 del siglo XX, donde la mafia estadounidense se movía con total libertad por la isla y la dirección del país caribeño estaba más unida que nunca a la de Estados Unidos.

Roberto ejerció como abogado en Nueva York hasta su jubilación. Cree fervientemente que la imagen que tiene el mundo de su padre es producto de la propaganda castrista.

Desmintió totalmente que Fulgencio celebrará una gigantesca fiesta de fin de año en 1958 cuando se vio obligado a escapar de la isla con urgencia, como se representa en la célebre película El Padrino, sino que se despidió rápidamente de sus amigos militares justo antes de partir para siempre de su país.

Aseguró que tampoco se había celebrado ningún máximo congreso de capos mafiosos en la isla durante su mandato, pues Al Capone y el resto se hospedaron en el Hotel Nacional en 1948 (cuando Batista ni siquiera residía en Cuba); pero, sin embargo, reconoció que la mafia sí llevó a cabo negocios en el país, aunque aseguró que eran legales.

Afirmó que pretendía con su libro analizar críticamente a su padre, e identificar sus pros y sus contras. Alegó haber tenido una infancia muy feliz en Cuba, pero que su padre actuó muy mal cuando tomó el poder nacional por la fuerza el 10 de marzo de 1952 y se desarrolló como dictador hasta 1954, pero recordó que en ese año fue electo como presidente y restauró la Constitución.

El militar de humildes raíces, nacido en Banes (Holguín), se desempeñó previamente como presidente constitucional de Cuba (1940-1944).

Batista dijo que considera que su padre estaba defendiendo a la población cuando reprimía a los disidentes, y que hubiera algún que otro atropello es común en “países que tienen una conflagración nacional”, aunque reiteró que cree que su padre fue indulgente al liberar a Fidel Castro de su pena. Hizo la distinción de que Fidel Castro fusiló personas, mientras que su padre “ponía fin a los disturbios”.

 

Confesó que su padre sabía el futuro del pueblo cubano, y que al llegar a Dominicana el 1 de enero de 1959 sentenció que se verá al pueblo cubano rojo y negro de la sangre y el luto.

Como sea, Roberto Batista declaró que son las nuevas generaciones las responsables de llevar a Cuba a la democracia. Socialdemócrata confeso, Batista se declara anti Trump, y dijo ser partidario de una democracia representativa y de intervenciones estatales para obtener justicia social. Apoya el gobierno de Biden y se describe como una mezcla de cubano, español, americano y suizo.

Relató en el libro que no pudo hablar de Cuba durante mucho tiempo en el exilio

Fulgencio Batista, quien calificó a Francisco Franco como “fascista” cuando este se posicionó a favor del Eje durante la Segunda Guerra Mundial, veló por que se normalizaran las relaciones en los años 50, algo que le valió a él y a su familia en el exilio.

Roberto Batista no descarta una segunda parte de este libro.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram