martes, octubre 19, 2021
InicioActualidadSer madre en Cuba es una tarea digna de titanes

Ser madre en Cuba es una tarea digna de titanes

Yadira Ramos es una gestante primeriza de 34 años de edad que dará a luz a su hijo en apenas 2 semanas. Ella, graduada de Contabilidad y Finanzas, postergó la maternidad por causas profesionales, pero ahora ha decidido tener un solo descendiente por razones económicas.

La tasa de fecundidad en Cuba lleva estancada durante casi 40 años, pues la mayoría de las féminas de la isla han decidido que lo mejor para ellas es no tener hijos o tener muy pocos. El promedio de hijos por mujer en el país en el año 2016 fue de 1,63, cuando el Anuario Estadístico de Salud contabilizó el nacimiento de 8.192 niños menos en 2016 que en 2015.

A las profundas crisis epidemiológicas, económicas y políticas que viene sufriendo la isla en estos momentos, se le suma la tensa situación demográfica que podría llegar a convertirse en el mayor problema.

El declive poblacional cubano está alcanzando niveles alarmantes, debido a la muy baja natalidad y al severo envejecimiento, el que drena los fondos del Gobierno por concepto de pensiones.

Una población con pensamiento desarrollado en un país subdesarrollado constituye en seria contradicción, y este es el caso de Cuba, pues en un país con problemas de natalidad, las parejas deciden no tener hijos por razones económicas y profesionales de ambas partes. A esto se añade el hecho de que la esperanza de vida en la isla sube cada año y ahora ronda los 79,5 años de edad.

Yadira explica que de niña soñaba con tener una familia numerosa y hasta nombraba a sus muñecas con los apelativos de sus futuras hijas, pero la realidad la ha forzado a bajar de la nube y entender que tener más de un hijo en esta escena nacional es un riesgo demasiado alto.

La embarazada pertenece al estrato social que vive al día, predominante en el país, el que no se puede permitir ningún lujo por trabajar para el Estado. El esposo de Yadira es un camarero de un local gastronómico, quien ha tenido que destinar gran parte de su salario del último año a la adquisición de pañales, biberones y una cuna, sin contar las muchas cosas para el bebé que les han regalado.

Yadira asegura que prefirió aplazar la maternidad hasta alcanzar un posición laboral estable, como mismo han hecho muchísimas cubanas, pues asumir mayores responsabilidades en el trabajo es muy difícil luego de que las cargas en el hogar se duplican con un niño.

El Gobierno cubano lleva implementando medidas para fomentar la natalidad en el país desde inicios del 2017, pero poco ha logrado solucionar. Las primeras disposiciones plantearon la participación remunerada de otros familiares en el cuidado de los menores y el recorte de impuestos a las trabajadoras del sector privado con 2 o más hijos.

La mayoría del pueblo comparte el criterio de que el descenso de la natalidad en Cuba se debe a la profunda inestabilidad económica nacional y a la crisis habitacional.

En el 44,9% de los hogares, las mujeres fungen como cabeza de familia, así como en el 66% de los puestos de trabajo técnicos; sin embargo, la distribución de las labores domésticas sigue sin ser equitativa, pues los prejuicios machistas perpetúan que sean ellas quienes se deben hacer cargo de un recién nacido.

En ese sentido, son muchas las mujeres con la edad y condiciones óptimas para ser madres que deciden posponer la decisión por no encontrar “a un hombre que pueda servir para padre”, como asegura Tania, auxiliar de enfermería de 24 años, quien se ha realizado seis abortos hasta el momento.

En la isla se realizaron 85.445 abortos inducidos y nacieron solo 116.725 niños en el año 2016, de acuerdo con cifras obtenidas del Anuario Estadístico de Salud. Tania considera que “muchos embarazos terminan en interrupción porque la familia no puede asumir los gastos de un bebé”, además de la emigración, otro motivo por el que se está desplomando la fecundidad en Cuba.

El Director e Investigador del Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la Oficina Nacional de Estadística e Información, Juan Carlos Alfonso Fraga, opina que el decaimiento que experimenta la natalidad se relaciona con los avances en “las condiciones de la familia y la mujer”, así como con las “políticas para el ejercicio de derechos sexuales y reproductivos”.

No obstante, el experto admite que los problemas materiales también contribuyen al descenso en el número de nacimientos. Aún así, el imaginario colectivo y el país siguen ejerciendo presión sobre las jóvenes, criticando a aquellas que posponen o rechazan la idea de convertirse en madres.

Mientras, Yadira Ramos ya eligió que la bebita que espera se llamará Amanda, como una de sus muñecas de infancia.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram