domingo, diciembre 5, 2021
InicioActualidadMiles de cubanos que viven de las ganancias que genera el turismo...

Miles de cubanos que viven de las ganancias que genera el turismo en la isla se las están viendo negras sin ingresos

Yandriel, resignado, busca trabajo desesperadamente desde que sus planes de emplearse como camarero en un lujoso hotel en La Habana se fueron al traste con la llegada de la pandemia de COVID-19 a la isla.

El joven pagó 700 dólares para gestionarse un puesto de trabajo en el sector turístico habanero, sobornando a toda la cadena de funcionarios implicados en el larguísimo proceso de contratación de personal de los hoteles o centros turísticos del tipo.

Como todo el trato era ilegal, Yandriel perdió su dinero y las posibilidades de conseguir el trabajo, y solo ha logrado endeudarse de pies a cabeza.

Ahora debe 250 dólares aparte de los 500 que pidió prestado, y pronto tendrá que irse a vivir a otra provincia con tal de que sus fiadores no decidan darle una paliza como escarmiento por los impagos.

En la actual situación nacional de cierres de frontera, desabastecimientos, unificación monetaria, inflación y desempleo, todos los trabajadores del sector turístico cubano se han visto obligados a reinventarse para sobrevivir.

Maricel, recién graduada como gastronómica en 2019, vendió su apartamento en Moa (Holguín) por 4.000 dólares y adquirió una casa en muy mal estado por el mismo monto en Cárdenas, y pidió otros 1.000 para «conectarse» con un puesto de trabajo de lunchera en un hotel de Varadero.

Maricel alcanzó a trabajar un par de meses, hasta que la cadena hotelera española Meliá redujo su plantilla del país caribeño a menos de la mitad en junio de 2020.

Consiguió eventualmente el compromiso de una recontratación cuando se dé la recuperación turística nacional y el pago de una indemnización sobre el salario base establecido por la empresa empleadora cubana (unos 300 CUP al mes), pero como no contaba la estimulación en CUC, el dinero apenas le dio para vivir unos días y ahora su deuda no para de subir.

Está tratando de vender la casa de Santa Marta, aunque sea en el precio suficiente para pagar la deuda, pero no aparecen compradores. Si no encuentra alternativa, pronto tendrá que darla como pago.

La muchacha tuvo que pedir refugio a un familia en La Habana y no encuentra trabajo en la ciudad en medio de la crisis, y si vuelve a Cárdenas para recuperar su antiguo empleo, pero no salda la deuda, el prestamista le hará la vida imposible.

El sector privado marcha a la par del estatal en cuanto a decadencia. Alrededor de un 90% de los trabajadores por cuenta propia en el país están asociados de alguna directa o indirectamente a la actividad turística, y la crisis epidemiológica continúa causando estragos más allá de las fronteras cubanas.

Restaurantes, bares, hostales no generaron casi ganancias en todo el año 2020, por lo que muchos propietarios se vieron obligados a echar el cierre. Estos son los síntomas más palpables, pero atrás existe una multitud de guías, traductores, choferes de taxi y hasta trabajadores sexuales que han tenido que encontrar otros trabajos o modificar las modalidades de sus negocios, porque el que no se adapta, no prospera.

Kelvin había abandonado su puesto de trabajo como profesor de Educación Física de una escuela secundaria en 2018 para comprar un viejo Plymouth de 1948 que convertió en auto de renta a extranjeros, con el dinero que resultó de la venta del Moskovich de su padre fallecido y un poco fiado, pero no pudo pagar completamente el préstamo por una enfermedad de su madre y toda la cuestión del virus de súbito. Comenta que, en esta situación, ni las personas que conoce de toda la vida pueden dejar de colectar deudas, y el «socio» que le ayudó a comprar el almendrón no se tomó nada bien que faltara al pago, por lo que, de madrugada, le rompieron a pedradas las ventanas de la casa.

La esposa de Kelvin, Yelena, admite que la zona de Párraga, Mantilla, Fraternidad, El Calvario y La Güinera es un hervidero de historias de ajustes de cuenta por deudas. Afirma que una joven, que es jinetera, fue asaltada con arma blanca unos días antes por dejar de pagar a un garrotero debido a encontrarse sin trabajo. Dice que la violencia llega a ser alarmante en la periferia, donde la pobreza está al kilo y el reajuste y la pandemia no han hecho más que empeorar el escenario.

La pandemia ha tenido un impacto evidentemente negativo en la industria turística, afectando a más de 250.000 trabajadores del sector privado y a 30.000 empleados del turismo estatal. La recuperación, considerando los indicadores de ingresos netos en la esfera y de visitantes extranjeros en el año, parece que podría demorarse años, lo que se convertirá en un desastre de tamañas magnitudes para todos los cubanos que intentan sobrevivir en medio de la escasez material, de alternativas y de esperanza.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas