domingo, octubre 17, 2021
InicioActualidadColas interminables y broncas tumultuarias en Santiago de Cuba para poder comprar...

Colas interminables y broncas tumultuarias en Santiago de Cuba para poder comprar pollo en moneda nacional

El pollo se ha vuelto el único cárnico mínimamente asequible para el pueblo cubano, por lo que en ciudades como en Santiago de Cuba se dan grandes aglomeraciones de personas y fastuosas riñas para comprarlo en la red estatal de tiendas en Pesos Cubanos (CUP).

En la cabecera provincial de la segunda capital del país, la venta se reguló a media caja de pollo para cada núcleo familiar durante este fin de semana, pues la muy reciente medida gubernamental de la suspensión del depósito de Dólares Estadounidenses (USD) en efectivo en los bancos cubanos ha provocado un preocupante revuelo mediático y un masivo rechazo popular que el Gobierno ha intentado controlar así.

La urbe oriental fue sede de un enorme y lamentable espectáculo que logró conmocionar a todos sus habitantes, al darse cuenta de que esos tumultos favorecen además la libre propagación del temido coronavirus.

La desesperación y la inconformidad social de los residentes de Santiago de Cuba están alcanzado niveles de violencia y caos que pronto podrán ser considerados como revueltas. La ciudad ha acumulado en lo que va de mes de junio más de 2.000 infestados y alrededor de 20 fallecidos por culpa del desorden y de la indisciplina resultante, de acuerdo con lo reportado por el Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

Fuentes dentro de las direcciones de los Consejos Populares y de la Cadena de Tiendas TRD han asegurado que la venta se produjo de forma improvisada porque las cámaras frigoríficas de la ciudad no daban a basto para almacenar todo el pollo que había llegado al puerto de Santiago, por lo que se decidió vender la mercancía de forma apurada y no dividirla o distribuirla justa y correctamente.

A pesar de que alrededor de 5 millones de cubanos enfrentan la actual miseria y la escasez de alimentos en la región oriental de la isla, no se distribuyó hacia las provincias aledañas porque el “país no tiene combustible para una transportación masiva”, e incluso municipios del propio territorio santiaguero quedaron fuera de la repartición.

Las bodegas afortunadas se convirtieron en el epicentro del mercado negro provincial, y la caja se llegó a vender en 3.500 o 4.000 CUP, cuando en realidad costaba 640.

Las cajas de pollo se vendían a entre 2.000 y 2.500 CUP en las comunidades periféricas, trasladadas hacia allí por bodegueros y trabajadores de las TRD una vez suspendidas la venta.

Tumultuosas peleas tuvieron como protagonistas a mujeres, impedidos físicos, ancianos y embarazadas residentes en el el Distrito José Martí. El supermercado de Micro 7 constituyó el escenario para trifulcas en las que fueron arrastradas cajas de pollo por el piso y en donde se arrojaban palos y piedras para intentar descongelarlas.

Así, llenas de tierra e inmundas recogían las piezas del animal algunas personas. Estas situaciones de graves violaciones a los protocolos de higiene se dan en medio de un agravamiento del estado de salud de decenas de pacientes de la provincia de Santiago de Cuba.

La gobernadora de la provincia, Beatriz Johnson Urrutia, continua achacando las culpas de la crisis a la población, incluso cuando el Grupo Temporal de Trabajo para el Enfrentamiento al coronavirus alargó la implementación de las medidas restrictivas por dos semanas más.

Los 265 focos activos y 7 eventos de trasmisión local no han logrado ser efectivamente controlados por las autoridades territoriales, teniendo en cuenta que estos se encuentran fundamentalmente en hogares de ancianos, la zona 6 de la Empresa de Correos y la termoeléctrica Antonio Maceo.

El diario Sierra Maestra comunicó que, únicamente en el Distrito José Martí, se impusieron 314 multas en el horario permitido en los últimos 15 días.

Según el reporte periodístico, se debe a la labor conjunta que realizan la Dirección de Inspección y Supervisión, la Inspección Sanitaria Estatal y el Ministerio del Interior.

El presidente del Consejo Popular José Martí Sur, Daniel Sánchez Almaguer, dijo que las aglomeraciones predominan en el banco, los centros comerciales y las farmacias.

Las aglomeraciones también son favorecidas por el cierre del transporte, que obliga a que áreas densamente pobladas provean alimentos sin apoyo para todos sus habitantes. Por ello, se permitió al fin que motoristas santiagueros fueran dotados de pasajes al amanecer y en el horario de la tarde.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram