jueves, septiembre 16, 2021
InicioActualidadLa increíble historia de Antonio Macías, un joven cubano que llegó hace...

La increíble historia de Antonio Macías, un joven cubano que llegó hace cinco años a Estados Unidos y ya trabaja en la NASA

Desde que Antonio Macías salió de Cuba junto a su madre hacia los Estados Unidos en busca de una nueva vida ha pasado por mucho.

El joven, que ahora tiene 25 años, aprendió el idioma, finalizó una maestría, comenzó a trabajar en la NASA y se prepara actualmente para emprender un Doctorado en Ciencias Aeroespaciales, todo en cuestión de cincos años.

Milda Cañizares, madre de Antonio, indica que ella es “de las personas que nacieron con la pobreza más grande de este mundo”.

En busca de un mejor futuro, partieron de Cuba rumbo a Venezuela, para después alcanzar Ecuador. La difícil decisión de atravesar la frontera entre México y Estados Unidos fue asumida por ellos en 2015.

“Si nos morimos, nos morimos juntos y si nos salvamos, nos salvamos juntos. Juntos a lo que sea, así es que yo no me voy a quedar aquí y tú por otro lugar, juntos”, contó la madre de este exitoso joven cubano en una entrevista con Univisión.

Después de obtener permiso de entrada a Estados Unidos, llegaron a Houston, Texas, donde un familiar los abandonó frente al estacionamiento de Caridades Católicas. Así estuvieron varios días deambulando por las calles.

Macías recordó que se encontraron de pronto “en una ciudad nueva, sin dinero, sin amigos, con un conocimiento del idioma también pequeño”, es decir, completamente perdidos.

Fue muy difícil en esos primeros días, comiendo una hamburguesa al día, renunciando muchas veces a la mitad para que el otro pudiera comer un poco más.

“Fue muy doloroso porque teníamos 150 dólares nada más, comíamos una hamburguesa al día. Yo me comía la mitad de la mía y le decía que estaba muy llena para que él se comiera una y media”, relató la madre.

Sin embargo, un buen samaritano les ofreció un techo y consiguieron trabajo poco después. Antonio estudió inglés y consiguió llevar a término una maestría en Ciencia Aeroespacial.

Macías relató que siempre fue fan de los objetos voladores, que cuando viajaba de una ciudad cubana a otra, daba una “perretas” si no le permitían ver la cabina de los aviones.

“Siempre fui fanático a las cosas que vuelan, recuerdo que cuando vivía en Cuba, volábamos de una ciudad a otra. Yo daba ‘perretas’ al final del vuelo si no me dejaban ver la cabina de los aviones”, narró Antonio.

Con tan solo 25 años, el joven empezará un doctorado en el Instituto de Tecnología de Georgia, y revistas científicas han publicado varias de sus investigaciones

Explicó que se encuentra “estudiando la evolución de superficies en planetas y lunas del universo que no tienen una atmósfera”.

Los reveses de la vida y del angosto camino han sido para ellos prueba de que pueden superar los problemas cuando se tienen mutuamente.

Para Antonio, la receta de su éxito a tan corta edad consiste en fe en sí mismo y perseverancia, y reconoció que se visualiza con su propia compañía de investigación aeroespacial.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram