InicioActualidadAnciana cubana vive en un cuarto de madera con el temor que...

Anciana cubana vive en un cuarto de madera con el temor que cualquier día el techo le caiga encima

Una anciana cubana de 73 años, residente en la provincia de Camagüey e identificada como Emma Martínez, denunció la crítica situación de su vivienda, prácticamente inhabitable, y la desidia de las autoridades locales con respecto a su caso.

De acuerdo a las declaraciones de Martínez a Cubanet, en los tiempos en los que llueve mucho se ve forzada a recoger sus escasas pertenencias y refugiarse en casa de vecinos y amigos que la ayudan, ya que al cuarto de tablas en el que vive le entra agua por todos lados.

“Recojo y me voy a esperar a que escampe. Me voy para casa de los vecinos, porque temo que me caiga encima una teja o la propia casa. Este cuarto está virado y los horcones están dañados”, explica Martínez mientras las imágenes muestran el estado de profundo deterioro del lugar.

“El agua entra por todas partes, hasta por las paredes. Ahora vienen los ciclones”, indica la anciana y menciona la temporada ciclónica en Cuba, que se extiende generalmente desde junio hasta noviembre.

Además de las precarias condiciones de su vivienda, Emma Martínez comenta sobre las dificultades que pasa para conseguir alimentos y artículos de primera necesidad, reconociendo que en no pocas ocasiones se ha quedado son comer nada durante todo el día.

“Mis dos hijos varones están presos. Como estoy sola, hay días que no tengo qué comer, y no como. Cobro una chequera de 1260 pesos, no me alcanza”, cuenta Martínez.

En medio de una crisis sin precedentes de productos alimenticios en la Isla, los precios se han disparado y no son pocos los casos como los de Emma, que representan la parte más vulnerable de una sociedad muy empobrecida.

“La libra de arroz está a 45 pesos, la mano de plátano burro a 50 0 60. Debo pagar el agua, la corriente eléctrica. Yo vendo escobas cuando se me acaba el dinero que me paga asistencia social. Gracias a eso sobrevivo”, menciona.

En varias ocasiones esta anciana ha solicitado subsidios y asistencia social, pero hasta el momento nadie le ha dado respuesta a su caso.

“He ido al gobierno y me dicen que se acabaron los subsidios y que no hay materiales para arreglarme la casa. Allí me dijeron: le pertenece a usted ver al delegado y a la presidenta del CDR. Cuando vi al delegado Asley este me dijo que esperara a ver si entre los subsidios de asistenciados yo alcanzaba”. Sin embargo, a pesar de sus gestiones las condiciones que atraviesa la anciana permanecen iguales.

FuenteCiberCuba
Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas