InicioActualidadEn La Habana la tormenta Elsa ha puesto a correr a la...

En La Habana la tormenta Elsa ha puesto a correr a la población, que no tiene dónde comprar reservas de comida ni velas si se va la electricidad

Pese a que el inminente paso de la Tormenta Tropical Elsa ha dejado a casi toda Cuba en jaque, el Gobierno de La Habana ha llevado a cabo muy pocos esfuerzos para garantizar alimentos y productos de primera necesidad a la población durante los muy posibles cortes eléctricos resultantes del paso del fenómeno.

Un habanero que pasó más de 2 horas tratando de comprar viandas en un pequeño agromercado en la Habana Vieja aseguró no haber podido comprar ni fósforos para poder enfrentar la amenaza potencial de este tormenta y sus apagones, pues todo está carísimo (en referencia a las velas y a la comida) o desaparecido de las ofertas.

Los llamados Mercados Ideales solían ser la mejor opción para abastecerse en la preparación para un evento meteorológico de gran calibre, donde se comercializaban galletas, sirope, polvo de chocolate, etc.; pero la oferta en este año no ha sido abundante.

La Tormenta Tropical Elsa se aproxima a La Habana!!!!Cobertura en vivo ? https://bit.ly/2TtYKLxPeriódico Juventud Rebelde

Posted by Abel Rojas Barallobre on Monday, July 5, 2021

Las preciadas velas están siendo vendidas por 20 o 25 Pesos Cubanos (CUP) la unidad. Comprar una lámpara recargable es ya un sueño casi imposible, porque ni en la red de tiendas estatales en Moneda Libremente Convertible (MLC) aparecen; solamente en el mercado negro y a más de 1.000 CUP.

Si la previsión resulta ser cara, la reparación de daños causados es incosteable. Una bolsa pequeña de cemento se vende a 700 CUP, y numerosas zonas de la ciudad capitalina se inundan con estos eventos.

Víctor Echevarría, residente en el municipio de Arroyo Naranjo, comentó al diario 14ymedio sobre el temor que tienen los habitantes de la capital. Dijo que las personas han continuado intentando conseguir algo a raíz del miedo a que se cierren las tiendas donde «se está vendiendo lo poco que hay». En su caso, solo alcanzó a adquirir dos boniatos a 60 CUP.

Echevarría, quien no pudo hacerse con velas ni conservas para poder permanecer en casa por algunos días, celebró que, al menos, Elsa no está llegando a la isla como huracán, pero dijo que solo «unas gotas de agua y un poco de viento» han bastado para complejizar el panorama.

Una doctora alertó que «evacuar grandes volúmenes de población» en medio de la actual situación epidemiológica podría significar una multiplicación en el índice de contagios, por lo que queda esperar que no haga falta. Añadió que ella atiende pacientes, en el centro de aislamiento donde está destinada, que «ahora mismo le tienen más miedo a que sus casas puedan ser vandalizadas mientras ellos están aquí, que al propio COVID».

En La Habana, los comercios cerraron desde las 12:00 del mediodía y a partir de las 2:00 p.m. quedó restringida la movilidad de sus habitantes, salvo los vehículos a disposición de la Defensa Civil y del aseguramiento para el enfrentamiento a este evento meteorológico, según informó Javier Antonio Martínez, presidente del Consejo de Defensa de Centro Habana, al comparecer en el Noticiero del Mediodía de la Televisión Cubana.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas