viernes, septiembre 17, 2021
InicioCuba CuriosaEl duelo a machetazos más famoso de las guerras de Cuba

El duelo a machetazos más famoso de las guerras de Cuba

Uno de los pasajes menos conocido de la historia de Cuba, pero a su vez en extremo curioso y sangriento tuvo lugar el 26 de mayo de 1871, cuando en medio de las Guerras de Independencia, el guerrillero Miguel Pérez Céspedes y el entonces joven oficial del Ejército Libertador Guillermón Moncada, se batieron a machetazo limpio en un duelo pactado.

Desde que era apena un joven, Miguel Pérez Céspedes entró al servicio de los hacendados de Guantánamo como rancheador. En esos menesteres llevaba ya unos 40 años cuando estalló la primera guerra de independencia de Cuba. Por aquel entonces, Miguel se pone bajo las órdenes de España, llegando a organizar terribles Escuadras en la provincia para cazar y dar muerte a los mambises de la zona y a sus familiares.

Para poner un alto a sus desmanes, el mayor general Máximo Gómez envía a uno de sus más valientes oficiales, Guillermón Moncada, a que se encargue de ajustarle cuentas a este.

Cuando Miguel tuvo conocimiento de la presencia de Guillermón en la provincia, no tardó en dejar un cartel clavado a un árbol con el siguiente mensaje:

“A Guillermo Moncada, donde quiera que se encuentre. Mambí: No falta mucho para que llegue el día en que, sobre el campo de lucha, bañado por tu sangre, izar la bandera de española sobre las trizas de la cubana. Miguel Pérez Céspedes”.

Por su parte, cuando Moncada encontró el cartel, escribió entonces al dorso:

“A Miguel Pérez y Céspedes, donde se encuentre. Enemigo: Se acerca la hora en que mediremos nuestras armas. Le prometo que mi brazo y mi corazón de cubano tienen fe en la victoria. Y siento que un hermano extraviado me brinde la triste oportunidad de quitarle el filo a mi machete. Mas, porque Cuba sea libre, hasta el mismo mal, es bien. Guillermón”.

No había que decir mucho más….

Finalmente llegó el día. El 26 de mayo de 1871, en las lomas de Peladero, ambos hombres se encontraron para poner fin al asunto que tenían pendiente. Guillermón era un joven alto y fuerte de apenas unos 40 años; Miguel, un viejo de 71 años, pero con mucha destreza en el uso de armas blancas y con un sinfín de muertos caídos bajo su brazo.

El duelo fue terrible. Ambos adversarios se enfrentaron machete en mano como dos fieras hasta que Miguel Pérez cayó horriblemente macheteado a los pies del mambí.

Al día siguiente, Máximo Gómez le envió a Guillermón las estrellas de teniente coronel.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram