viernes, septiembre 17, 2021
InicioActualidadLas mulas volverán a Cuba, pero ahora con maletines cargados de comida,...

Las mulas volverán a Cuba, pero ahora con maletines cargados de comida, aseo y medicinas libres de aranceles para vender en el mercado negro

La pasada semana el primer ministro Manuel Marrero anunció la decisión gubernamental de dar un nuevo tratamiento arancelario a la importación de alimentos, aseo y medicamentos por las personas naturales. Ello prácticamente dispone la posibilidad de que se liberen estos productos en frontera, por lo que las mulas van a volver, y con más fuerza.

La nueva fórmula implica que no existirá, mientras se mantenga vigente esta medida de “carácter excepcional”, un intermediario estatal para realizar las operaciones, y los beneficios, por tanto, son completamente de quien realiza la importación.

De esta forma, a partir del lunes 19 de julio, y de momento hasta el 31 de diciembre, no habrán limites por parte de la Aduana de Cuba, sino que son las aerolínea las que impondrán restricciones de espacio. La carga irá diferenciada y en unas condiciones adecuadas para su transporte.

El sector privado asume con esta disposición la capacidad de mantener la oferta de alimentos, productos de aseo y medicamentos, para lo que la gestión estatal demostró no haber sido suficiente. Por ende, el acceso a estos bienes permitirá que la escasez que actualmente experimenta el país verá una disminución favorable.

Además, expertos han coincidido en que no parece ser que la disposición se haya planteado en respuesta a las protestas civiles que estremecieron el país hace dos semanas, como muchos han podido pensar. Podría estar en correspondencia, sin embargo, con la suspensión de los depósitos de dólares en efectivo en el sistema bancario cubano que fue anunciada hace un mes, pues ello significaría un incremento en el mercado informal que aún aceptaría la circulación de la moneda, y ese mercado se debe aprovisionar en el extranjero, a falta de proveedores en la isla. Ello implicaría un pensamiento económico lógico por parte del Gobierno cubano; es raro, pero puede pasar.

Al no poder reponer el saldo de las tarjetas en Moneda Libremente Convertible (MLC), gran parte de las personas no tendría la opción de comprar en las tiendas cuyo pago debe ser efectuado en divisa, por lo que el mercado informal tendría incluso mayor demanda de la actual, así como que el Gobierno tendría menos urgencia para reabastecer de productos las tiendas en MLC.

Las autoridades esclarecieron que el nuevo tratamiento arancelario no aplica para aquellos viajeros que ingresen al país por los aeropuertos de Varadero o Cayo Coco, que continuarán sujetos a las regulaciones establecidas, además de que estas también se mantienen para determinados productos que pueden conllevar riesgos de introducción de enfermedades que afecten la salud de personas, animales o plantas.

Analistas opinan que el Gobierno debería aprovechar un cambio tan relevante para la economía y privatizar completamente la actividad comercial, por lo que lo siguiente debería ser la inversión extranjera en el comercio privado cubano y la entrada en el país de las franquicias.

El pasado lunes, en el primer día de la exención de aranceles para la entrada de alimentos, aseo y medicinas a Cuba, arribaron por los aeropuertos internacionales de La Habana, Matanzas y Santiago de Cuba 1.035 pasajeros con 2.139 equipajes, y de aquellos, 788 transitaron por el canal verde de la Aduana, libre de impuestos, publicó el diario oficial Granma.

Yamila Martínez Morales, directora general de Procesos Aduaneros de la Aduana General de la República, dijo que esta cifra representa el 76% de los pasajeros que ingresaron a la Isla el primer día que entró en vigor la flexibilización aduanal temporal.

Aunque originalmente las autoridades de la Isla anunciaron la aprobación del envío de medicamentos sin aranceles, decidieron extender este permiso a otros insumos médicos como dispositivos de diagnóstico para análisis y biosensores, mascarillas sanitarias desechables, máscaras para administrar oxígeno, hojas y mangos de bisturí, guantes, jeringuillas y culeros desechables de adultos.

También se podrán importar productos como jabón, detergente y preparaciones para higiene bucal, en el rubro destinado al aseo.

Dentro de la categoría de alimentos se autorizó la importación de bebidas no alcohólicas y cerveza, pero no sucede lo mismo con el ron y el resto de bebidas alcohólicas.

Tampoco se podrán entrar a la Isla carnes frescas, congeladas, deshidratadas o saladas ni leche fluida y derivados lácteos en general no pasteurizados.

En el caso de las conservas cárnicas de bovinos, porcinos y aves las autoridades exigirán que estén correctamente identificadas con marcas reconocidas de países como España, Portugal, Estados Unidos, Canadá, México, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Brasil, Argentina, Chile y Uruguay.

Los embutidos y la leche en polvo también podrán importarse, pero solo de los países antes mencionados, aunque las autoridades dijeron que “estas facilidades pudieran modificarse en relación con cambios en la situación zoosanitaria” de cada nación.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram