viernes, septiembre 17, 2021
InicioActualidadCubanos que manejaron un bote que se apareció de repente donde estaba...

Cubanos que manejaron un bote que se apareció de repente donde estaba la flotilla que lanzó fuegos artificiales cerca de las costas de La Habana dicen temer por sus vidas pues los acusan de “infiltrados”

Luego de que la polémica flotilla por la libertad de Cuba (que partió desde Florida el viernes pasado) lanzara fuegos artificiales cerca de las aguas territoriales de La Habana y avisara de haberse encontrado sorpresivamente con un pequeño barco de cubanos, la repentina aparición de estos levantó sospechas y fueron hasta declarados en redes sociales como “infiltrados” del Gobierno, acusación que desmintieron.

Ambos cubanos aseguraron haberse topado con la flotilla, y lamentaron que se alegaran tales intenciones sobre ellos, pues acusaciones de tal calibre pudieran tener un impacto significativamente negativo en sus vidas.

Oscar Alejandro, youtuber venezolano encargado de documentar las acciones de la flotilla, mencionó en su canal que el bote de cubanos presentaba una matrícula no correspondiente al tipo de embarcación, pero los supuestos “infiltrados”, Lázaro Delgado y Alejandro Pérez, llegaron incluso a mostrar la registración del barco ante las cámaras.

Los cubanos aseguraron que estuvieron junto al grupo de barcos estadounidenses unas 3 horas hasta que se vieron obligados a retirarse por falta de combustible, el que se le fue negado por el resto de los bote debido a las mencionadas sospechas.

Osdany Veloz  fue el que lanzó en redes sociales la convocatoria para llevar a cabo la iniciativa del viaje de apoyo al pueblo cubano.

El joven influencer venezolano aseguró que la manifestación estaba planificada para ser pacífica, sin ningún tipo de armamento a bordo y sin la intención de desembarcar en Cuba; únicamente acercarse al límite internacional de las 12 millas náuticas con las aguas territoriales cubanas y lanzar fuegos artificiales como muestra de solidaridad con la causa libertadora del pueblo de la isla, el que se alzó el pasado 11 de julio contra el régimen.

El conjunto estuvo formado por 6 botes que zarparon en la mañana del 23 de julio desde Miami hacia las cercanías de La Habana, en el punto de la frontera marítima con Cuba, y los fuegos fueron lanzados en la noche con gran efusividad.

En medio del jolgorio, la embarcación de Delgado y Pérez apareció junto a la flotilla y estos preguntaron extrañados sobre la cantidad de barcos de los exiliados, pues pensaban que llegaría más apoyo.

Los cubanos manifestaron sentirse ofendidos con las suspicacias y las acusaciones formuladas en su contra.

El grupo de botes de emigrados contaba con la pertinente autorización de la Guardia Costera de Estados Unidos, cuidando no ingresar en aguas cubanas, pues el que infrinja el respeto del límite internacional sin un permiso enfrenta 10 años de prisión según leyes estadounidenses, además de una multa de 25.000 dólares al día y el decomiso de la embarcación.

No obstante, el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, calificó la iniciativa en conferencia de prensa como una “grosera violación” de las normas de navegación acordadas por ambos países.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram