viernes, septiembre 17, 2021
InicioActualidadLos cubanos que viven en la Isla deben escoger entre bañarse, vestirse...

Los cubanos que viven en la Isla deben escoger entre bañarse, vestirse o comer, ante los altos precios generalizados y el desabastecimiento que existe

Los altos precios se han generalizado en Cuba como resultado de un complejo proceso de inflación y de una alarmante crisis económica, lo que ha obligado al pueblo cubano a prescindir de numerosos productos y servicios básicos para la supervivencia, debido a no poder costearlos.

Rosario es una de las cuentapropistas dedicadas a vender mercancía importada por particulares desde países como Rusia y Guyana en una de las pocas ferias del sector privado en el municipio Habana del Este.

Ella y la mayoría de los vendedores que la acompañan han tenido que elevar significativamente sus precios, incluso en contra de su voluntad, pues no pueden hacer otra cosa más que obedecer al mercado, ya que sus proveedores también han subido sus precios.

Rosario aseguró que ella estaba en trámites para hacer de México su fuente de aprovisionamiento estable antes de que llegara la pandemia del coronavirus, importando su propia mercancía y pudiendo poner sus propios precios, pero eso no ha sido posible.

Osmany, vendedor en uno de los portales de la calle Monte, se halla en una situación similar. Su punto de venta, una pequeña mesa, muestra cada día menos oferta debido a que los proveedores enfrentan el mismo escenario de desabastecimiento que vive todo el país.

Aseguró que continúa vendiendo barato, como unas chancletas de baño en 500 Pesos Cubanos (CUP), porque considera que estos son tiempos de “aguantar los precios para que la gente te compre y poder sobrevivir”.

Los precios de los productos de aseo en ventas privadas en La Habana pueden ir desde los 250 CUP por una colonia Bonabel hasta 500 CUP por una botella de champú de marca Sedal.

Yanko, trabajador de la Salud en el municipio Plaza de la Revolución con un salario mensual de 5.200 CUP, contó que muchas veces tiene que irse a trabajar al policlínico sin afeitarse porque no puede costear la maquinita desechable a 50 CUP, mientras que paga la comida y la electricidad de su hogar.

Los valores en el mercado legal privado y en el informal solo van en aumento, impulsados por la escasez.

Artículos básicos de ropa se pueden encontrar en puestos de ferias y vendedores informales, recayendo en su alta demanda. Los más usuales son la ropa interior (blúmeres en 100 CUP, calzoncillos entre 200 y 300 CUP y ajustadores en 150 CUP); chancletas que, dependiendo de la calidad de la marca, llegan a costar 2.000 CUP y no bajan de 500; y pulóveres entre 800 y 1.000 CUP.

La ropa de niños pequeños, incluso cuando se trata de artículos usados, superan los 100 CUP por un pantaloncito y 250 CUP por un mono, mientras que las toallitas húmedas se mueven entre los 175 y 330 CUP según la cantidad que traiga el paquete.

Los artículos del hogar eran muy comunes en los stands de vendedores informales, pero ahora su escasez roza los extremos y los que aparecen son de mala calidad y hay que reponerlos cada cierto tiempo. Las lámparas fluorescentes no se encuentran a menos de 800 CUP cada una y un tomavorriente se vende a 200 CUP en la feria de trabajadores por cuenta propia localizada frente a la tienda La Sortija, en el municipio Centro Habana.

En la región oriental de la isla, la situación es igual o peor, con precios de entre 150 y 175 CUP por la misma pasta Dentex que se expende por la libreta de abastecimiento en las bodegas estatales.

El valor de un rollo de papel sanitario en Ciego de Ávila se sitúa en 120 CUP y un par de zapatillas deportivas, entre 3.000 y 4.000 CUP.

El desabastecimiento es más radical hacia el interior del país, y es por ello que los artículos están tasados en un valor más alto que en la capital.

Entretanto, la población culpa al Gobierno por agudizar la escasez con las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC), y piensan que es la población quien debería asumir la autoridad para imponer topes, renegando a continuar pagando por productos básicos a altos precios en el mercado informal.

Juan, profesor jubilado, opinó que “llegado un punto, el mercado dejará de comportarse según sus leyes naturales y fructificarán aún mas el robo, la estafa, la miseria y el invento. El Gobierno aplicará medidas represivas más fuertes, amenazando otra vez la paciencia del pueblo”.

Muchos de los productos que se encuentran en el mercado informal provienen de estas tiendas, y hasta hay vendedores que tienen que revender en MLC porque no les da la cuenta. Algunos habitantes lo ven como una forma de evadir colas y pagan en CUP o en la moneda que les pidan, y otros solo esperan que abran las fronteras, a ver si tanta escasez se logra resolver de una vez.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram