InicioActualidadGobierno cubano reconoce que los servicios necrológicos en Guantánamo están colapsados por...

Gobierno cubano reconoce que los servicios necrológicos en Guantánamo están colapsados por la pandemia: «Estamos enterrando a los muertos en el horario de la madrugada»

La televisión oficialista guantanamera transmitió un reportaje donde un funcionario del Gobierno Provincial confirmó que el sistema necrológico del territorio se encuentra totalmente colapsado por la enorme cantidad de fallecimientos que se han producido y se siguen produciendo en los últimos meses por la pandemia de coronavirus.

El director provincial de Servicios Comunales de la provincia de Guantánamo, Ihosvany Fernández Fernández, declaró que «estamos enterrando en el horario de la madrugada».

Reconoció al telecentro TVSolvisión que solo están trabajando actualmente 17 de los 29 carros fúnebres con los que se cuenta en la provincia, por lo que se están empleando furgonetas de la Empresa de Telecomunicaciones (ETECSA) y camiones de Comercio para el traslado de cadáveres y también de pacientes de coronavirus hacia los hospitales.

Fernández Fernández aseguró que esta drástica medida alternativa se está tomando en varias provincias del país.

Indicó que su entidad traslada en la actualidad a unos 12 difuntos diarios como promedio, aunque las cifras se han incrementado significativamente desde principios del mes de agosto, con 80 fallecidos en el territorio el día 1ro, 61 el día 3 y 67 el día 4, lo que da un acumulado de 205 fallecidos en menos de 5 días.

Reconoció además que la morgue del mismo hospital de la cabecera provincial, por supuesto, no presenta las condiciones para alojar tantos cuerpos.

Fernández precisó que todos los cadáveres deben pasar por un tratamiento de desinfección con cloro, para luego ser pulverizado e introducidos los restos en una bolsa.

El directivo admitió que se están empleando bolsas de polietileno, comúnmente utilizadas para almacenar y arrojar basura, como sudario para los cuerpos, por insuficiencia de bolsas impermeables especiales de ziplock, asegurado que la dirección provincial de Salud fue la que tomó la decisión.

Confesó también que el incinerador del territorio carga con más de 4 años de uso y ahora está sufriendo averías por la sobresaturación, cremando a veces unos 11 o 12 difuntos por día.

Respondió a las denuncias de la población sobre los entierros masivos en fosas comunes, reconociendo que esta medida se tomó por el colapso de los cementerios locales.

Anunció que se está trabajando en soluciones para todas las deficiencias, y explicó que la profundidad con la que se entierra a los cuerpos evitará que se dañen cuando llueva en las áreas de inhumación improvisadas. Contó también que las funerarias están en las últimas, atendiendo hasta 38 cadáveres diarios.

Dijo que han tenido hacinamiento en la funeraria, al tener alrededor de 16 cuerpos siendo velados a la vez.

Explicó que, por orden del secretario del Partido Comunista en el territorio, en las próximas horas se dispondría de nuevos locales para realizar los velatorios.

El conductor del programa refirió, durante la comparecencia, que algunos vecinos se han quejado de la fetidez que llega a sus casas a raíz de la existencia de tumbas abiertas en las necrópolis de la ciudad cabecera, a lo que el funcionario respondió que se debe a algunas bóvedas mal tapadas y tapas con roturas, lo que será resuelto pronto.

Estos argumentos contradicen las declaraciones oficiales previas, que desmentían estas situaciones.

El periódico estatal Granma reportó que el director de Servicios Comunales en Santiago de Cuba, José Gonzalo Borrero Sotomayor, comentó que la Necrópolis de Santa Ifigenia, inaugurada en 1868, «resulta insuficiente para los índices de mortalidad de una población de más de medio millón de habitantes». Por ello, se decidió «sepultar en el cementerio de Juan González a los fallecidos por cualquier causa (no solo por la COVID-19), cuyas familias carecen de bóvedas privadas, o que no fueran incinerados en el crematorio. El mismo también precisa de una reparación capital que obliga a utilizar sus servicios con limitaciones.

La grave escasez de medicamentos y el colapso hospitalario a partir de las altas cifras de contagio del coronavirus están provocando este panorama de insuficiencia de los servicios necrológicos. Las cifras de decesos reconocidos en los partes oficiales del MINSAP revelan que los números de muertos de los últimos diez días han sido los más elevados en 17 meses de situación epidemiológica de emergencia.