InicioActualidadGobierno cubano reconoce que la situación en el municipio Moa es "critica"...

Gobierno cubano reconoce que la situación en el municipio Moa es «critica» por la cantidad de casos de COVID-19: «Es elevado el riesgo de enfermar en cualquier parte de ese territorio»

El Gobierno cubano ha reconocido públicamente hoy que la situación para el control de la pandemia se les ha salido de las manos en el municipio holguinero de Moa, calificando el panorama de «critico» y alertando que debido a la alta dispersión de la COVID-19 es «elevado el riesgo de enfermar en cualquier parte de ese territorio».

Allí fue enviada esta mañana la viceprimera ministra cubana, Inés María Champan Waugh, quien ordenó implementar de inmediato un grupo de acciones para intentar contrarrestar la compleja situación epidemiológica que afronta Moa.

Las autoridades sanitarias han revelado que el comportamiento de la enfermedad en este municipio ha sido completamente atípico pues se aprecia un predominio del 100 por ciento de casos de personas sintomáticas y un incremento notable del número de pacientes menores de 20 años.

Entre las medidas que podrían anunciarse en las próximas horas se encuentran la reducción casi a cero de la movilidad y circulación de las personas, así como la prohibición de que salgan de sus casas niños, adolescentes, ancianos y personas vulnerables.

«El protocolo de salud aquí debe ser bien estricto, contemplando las particularidades del territorio, especialmente las referidas al cumplimiento de las medidas sanitarias en las empresas de la Industria del Níquel donde laboran con más de 11 mil trabajadores», precisó Chapman.

Nuestra redacción se puso en contacto con varios habitantes de Moa y nos confirmaron que la situación es peor de lo que se ve. Los centros escolares urbanos están funcionando como centros de aislamiento, unos, y otros como hospitales de campaña y están al máximo de capacidad.

«En el seminternado Máximo Gómez, antes de ayer dieron de alta a todos, para aislarse en sus casas, excepto a los casos más preocupantes, pero ayer se volvió a llenar. En la UCI del hospital municipal no hay capacidades, por lo que han tenido que ubicar personas graves, muchas entubadas en otras salas con no todas las condiciones para esa función. Ya el hospital no tiene capacidad de ingreso», nos comentó Armando Cabreja Domínguez, residente en este municipio holguinero.

«Pero lo más preocupante es que no hay las medicinas que no hay las medicinas que se emplean para reforzar la defensa del organismo, así como antibióticos y otras medicinas básicas para contrarrestar la agresividad del virus. Tampoco contamos con suficientes ventiladores artificiales, hay serias dificultades en el pesquisaje y en muchos barrios no se están realizando, pues el personal pesquisador está en las zonas rojas en funciones prioritarias. El personal médico y paramédico no da abasto», enfatizó Cabreja Domínguez.

En muchos casos, los enfermos han decidido no ir a consulta y se automedican con zumos y cocimientos de plantas, pues saben que de nada vale ir al hospital, por lo antes expuesto. En los centros de salud se puede apreciar como no cesan las colas de personas que padecen síntomas, mañana, tarde y noche. Los ómnibus de traslado de personas hacia los centros de aislamiento no refrescan los motores.

Ya la mayoría de la población moense está sufriendo el síndrome de de Estado de sitio, con miedo hasta de asomarse a los portales, por el ir y venir de personas con mochilas y ventiladores desde y hacia los policlínicos y los centros de aislamiento.

Los obreros del níquel, que es la inmensa mayoría de la masa obrera del municipio, sienten temor a subir a los ómnibus para ir y venir de las empresas.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas