InicioActualidadCubanos venden los módulos de alimentos que están recibiendo de forma gratuita...

Cubanos venden los módulos de alimentos que están recibiendo de forma gratuita en las bodegas: «Con ese dinero aprovechamos y compramos carne y medicinas que es lo que realmente hace falta»

Los paquetes de frijoles, arroz, pastas alimenticias y las latas de carne rusa que el Gobierno está repartiendo de forma gratuita en las bodegas ya han comenzado a venderse en el mercado negro, pues muchos cubanos prefieren aprovechar el dinero que sacan de estos productos para comprar carne o medicamentos, alegando que en estos momentos son más necesarios este tipo de cosas.

Cuba comenzó desde la pasada semana la distribución masiva de alimentos a la población gracias a los donativos recibidos desde varios países, aunque en todos los territorios no se están recibiendo los mismos productos y la entrega se realiza en dependencia de que se garantice que cada núcleo familiar de la provincia reciba un módulo similar.

“Hoy recibí el módulo. Trae arroz, azúcar, lentejas, espaguetis”, comentó a CubaCute Noticias Andrés Díaz, un profesor de Educación Física de una escuela primaria en La Habana que lleva más de medio año subsistiendo con el 60 por ciento de su salario, que ya de por si es poco cuando lo cobra completo.

Díaz nos mostró los paquetes que trajo de la bodega: Tres paquetes de arroz de un kilogramo cada uno, dos paquetes de lentejas y cuatro de espaguetis.

Se trata de víveres como arroz, legumbres, pastas alimenticias y azúcar de varios tipos. Las personas mayores de 65 años recibirán leche en polvo

«Ahora mismo tengo esto vendido. Por cada paquete de arroz saco unos 120 pesos cubanos, por los de lenteja sobre 100 pesos cada uno y el espaguetis lo vendí a una vecina por 50 pesos cada paquete. Al final vengo sacando unos 750 pesos, que con eso compró unas 8 libras de carne de cerdo en el agro y sigo tirando con los mandados que me dan todos los meses en la bodega y me olvido que recibí este módulo», nos explicó.

Como Andrés, otros cubanos han optado por la misma solución: no cuenta con el módulo de alimentos recibido para cocinar, sino que prefieren venderlo y sacar un dinero extra para el mes que les resuelva otros problemas más apremiantes.

«Mira mijo, con qué voy a cocinar los espaguetis, que llevan queso y salsa de tomate; y los fríjoles que están dando, los chinos esos, no saben a más que a tierra y si quieres que queden buenos hay que meterle una patica de puerco o ahumados, y con cualquiera de los dos ya te sale cara la comida. Yo prefiero venderlos y resuelvo con ese dinero algún pedacito de carne o compro un cartón de huevos, que me dura más y me saca de apuro con el almuerzo de los niños», nos contó Julia, una trabajadora por cuenta propia que lleva casi sin trabajar desde el inicio de la pandemia.

En las últimas semanas Cuba recibió decenas de donaciones de alimentos, combustible y medicamentos en falta desde hace meses. Desde entonces barcos de México con comida y combustibles, aviones de Nicaragua o China y cientos de toneladas desde Rusia se sumaron a otras entregas procedentes de Canadá, UNICEF y el Programa Mundial de Alimentos.

El sistema para la entrega dará un plazo de 30 días para recogerlo en las bodegas y solo se entregarán a integrantes del núcleo familiar, presentando la libreta de abastecimiento y el carné de identidad

Según las autoridades, la entrega de alimentos avanzó en varios municipios de La Habana y comenzó en algunas provincias como Ciego de Ávila, la Isla de la Juventud, Santiago de Cuba y Guantánamo, para seguir paulatinamente al resto del país.

Por lo general los módulos tienen entre ocho y nueve kilos de alimentos básicos. También se realizaron distribuciones sectoriales para familias muy carenciadas o por grupos de edad, como leche en polvo para los mayores de 65 años.

La semana pasada en las redes sociales y periódicos del extranjero se mostraron fotos de frijoles y garbanzos mexicanos en las tiendas de venta en dólares que el gobierno abrió el año pasado y que suelen estar más surtidas que las que venden en pesos cubanos (CUP), acusando a las autoridades de vender las donaciones.

La corporación estatal CIMEX desmintió la versión y aseguró que mientras las donaciones se entregan a la población de manera gratuita, los productos de las tiendas “son importados al amparo de los contratos de compraventa firmados con suministradores”.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas