sábado, diciembre 4, 2021
InicioActualidadDe celebridad deportiva a preso en las cárceles cubanas por participar en...

De celebridad deportiva a preso en las cárceles cubanas por participar en las protestas del 11 de julio

«Tiempo extra» es un cortometraje documental cubano nacido de los trabajos de curso de los estudiantes de la Escuela de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (EICTV) en el año 2012, el que narra la historia del fanático del fútbol Manuel Díaz.

El equipo de realización tuvo como directores a Claudia Parra, Bruno Fernandes, Genasco Alves y Andrés Weisner, los que cursaban el Taller de documentales de Belkis Vega.

La vida de Díaz, más conocido en su natal Bauta como «Manguera», fue resumida en 9 minutos y 44 segundos de audiovisual, donde se cuenta su muy profunda afición por el equipo de fútbol de Brasil.

La muestra, marcada por una singular narrativa humorística, refiere a la inofensiva iniciativa de Díaz de colgar la bandera de Brasil del techo de su casa como reafirmación de su devoción y admiración por el equipo deportivo y por la cultura del país latinoamericano.

La idea fue muy bien recibida por el vecindario y Bauta ha terminado llenándose de banderas de otras naciones cada 4 años, con la llegada de los «Mundiales»; pero a las autoridades castristas no les ha hecho mucha gracia el gesto.

Por supuesto, los realizadores extranjeros de la EICTV (la mayoría de su matrícula) se han tomado libertades, desde su fundación en 1986, que para los cubanos son inalcanzables, y la institución siempre ha gozado de gran autonomía en comparación con los otros centros académicos de la isla.

Manuel Díaz ha aprovechado «Tiempo extra» para deslizar muchas de sus frustraciones, lo que le han generado problemas: se negó a bajar la bandera de Brasil que ondeaba en el techo de su casa; dijo que era feliz «en este país, durante un mes, cada cuatro años» (respecto a los mundiales de fútbol); se quejó sobre lo caro que resulta pagar por ver partidos de fútbol en un hotel con la misma señal que en su hogar recibía gratis de forma clandestina y que le quitaron.

Declaró que «libertad es sinónimo de elección. Que la persona tenga posibilidades de elegir y hacer con su vida lo que estime conveniente», resultando una elegía al libre albedrío en la isla.

Durante las protestas del pasado 11 de julio, en Bauta, apoyó a los alzados desde el techo de su casa, sin inmiscuirse directamente, pero demostrando la celebración que fue para él ese momento. Sin embargo, poco después se le vio en vídeos tomados en la protesta frente a las oficinas del Partido Comunista. Durante la cita, hubo un enfrentamiento entre él y la policía, de donde salió muy mal parado, incluso cuando estaba instando a los agentes a no reprimir.

Díaz se encuentra desde entonces separado de su madre de 93 años, quien depende totalmente de su cuidado a raíz de que padece de Alzheimer.

En Twitter se ha desarrollado una campaña de familiares y amigos para que sea puesto en libertad.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas