lunes, octubre 25, 2021
InicioActualidad"La COVID-19 se ensañó con mi familia", la triste historia de un...

“La COVID-19 se ensañó con mi familia”, la triste historia de un cubano en Pinar del Río que perdió a su padre y hermano el mismo día por el coronavirus

El administrador del periódico oficialista pinareño Guerrillero, Juan Carlos Ojeda González, fue víctima de la ya común fatalidad de perder, en menos de 24 horas y como consecuencia del coronavirus, a su su padre y a su hermano.

El pasado 18 de junio, el primero en fallecer fue el padre, de 95 años y paciente de cáncer por muchísimo tiempo, y, justo después, murió su hermano. Aseguró que lo que más le duele es no haber podido acompañarlos en sus últimos momentos.

Ojeda González contó que “uno nunca está preparado para perder a su padre, pero era algo que veía venir porque se había puesto muy mal y estaba siendo atendido en terapia. Ahora, la muerte de mi hermano Tony sí que no me la esperaba. Él era el más fuerte de nosotros, y éramos siete, quedamos seis; él practicó deportes toda su vida y se desempeñaba como entrenador de boxeo”.

El cubano también se infectó de coronavirus y fue por eso que terminó ingresado a principios del mes de junio junto a su esposa y su madre, y como permanecía aislado, no supo de la muerte de su padre hasta que su hijo lo pudo contactar.

Relató que fueron 2 llamadas consecutivas, y lo que no logró el virus, lo logró el disgusto, pues “fueron horas muy largas. Me fui para el baño y por primera vez en la enfermedad sentí que el pecho se me apretaba y que tenía dificultades para respirar. Unas horas más tarde me vuelven a llamar y me dicen que Tony se había muerto. Fue un momento de desesperación, y uno sin poder hacer nada. Allí, bajo tratamiento y sin poder salir”.

Ojeda González hizo un recuento pormenorizado de todos los familiares que se infectaron con el virus de la COVID-19, y resultaron ser casi todos los miembros de la familia, ya que listó que fueron ingresados: “mi sobrino, mi hermano mayor, Tony, una de mis hermanas, mi esposa, mi suegra, mi papá y yo. Mi otra hermana, la que cuidaba a mi papá, y un hermano que vive con ella y no se vale por sí mismo porque tiene un infarto cerebral, también fueron hospitalizados, él por ser de alto riesgo y contacto y ella, además, para cuidarlos a ambos”.

Lamentó profundamente la muerte de su padre, aunque estaba consciente de que no duraría mucho más debido a su avanzadísima edad. Aseguró que “lo que más he querido en mi vida es a mi padre y a mi hijo. El golpe fue tan grande, y después viene lo de Tony. Ya me habían dicho que estaba malito. Sabía que tenía falta de aire y me decía: pero cómo es posible si él nunca fue asmático y siempre tan saludable, tan fuerte. No sabía qué pensar”.

Afirmó que la muerte de Tony pudo haber estado fuertemente condicionada por su muy tardía asistencia al médico, porque se confinó en su hogar en cuanto tuvo síntomas y no reportó su caso hasta que los problemas de salud agravaron, y es que la mayoría de los cubanos están al tanto de las precarias condiciones de habitabilidad y la gran escasez de recursos en centros hospitalarios y de aislamiento del país y, por eso, prefieren esconder sus síntomas y automedicarse antes que ser ingresados en una instalación estatal.

Contó que cuando ya el duelo había acallado, el dolor de cabeza fue el entierro: “Después empecé a pensar en los entierros (…). A mi hermano había que enterrarlo en La Coloma porque no había capacidad aquí en Pinar y supe que Daima, la subdirectora, empezó a hacer gestiones hasta que lograron, al menos, enterrarlos en el mismo cementerio, en Agapito”, dijo.

Se atrevió a confesar que todavía le cuesta mucho trabajo adaptarse a su nueva realidad, afirmando que “a veces creo que la Covid-19 se ensañó con mi familia. Me ha costado mucho trabajo recuperarme psicológicamente. Paso por el frente de la casa de mi papá y me parece que está ahí, me ocurre cuando entro a su cuarto. El otro día llamé a mi hermana y le pregunté por él”.

Cuba se ubica actualmente entre los 10 países con peor situación epidemiológica en el mundo, con una tasa superior a los 800 casos por cada millón de habitantes, y sufriendo un evidente colapso de su sistema sanitario nacional.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram