miércoles, octubre 27, 2021
InicioActualidadLa pandemia provoca un caos funerario en Cuba: Cadáveres extraviados, cementerios y...

La pandemia provoca un caos funerario en Cuba: Cadáveres extraviados, cementerios y morgues colapsadas, carros fúnebres sin dar abasto…

El cadáver de Armando, cubano fallecido recientemente tras padecer coronavirus, fue finalmente recuperado por su familia en Güira de Melena (Artemisa), luego de que los servicios fúnebres del hospital Manuel Fajardo (La Habana) le entregaran un féretro equivocado en 2 ocasiones.

Uno de los familiares de Armando aseguró que después de muchos trámites burocráticos y gestiones extraoficiales hechas por la familia, se logró que un carro fúnebre fuera desde Güira hasta La Habana para buscar el cuerpo.

El hijo de Armando pidió ver a su padre por última vez al regresar a Güira y como el chófer tenía indicaciones de no abrir la caja por precaución a causa del coronavirus, le enseñó los papeles de defunción al joven.

Fue ahí cuando este notó que los papeles de transporte decían que en el ataúd estaba siendo transportada una señora, y entró en tal cólera que la caja fue abierta y allí no estaba ni Armando ni la señora descrita en el certificado.

Toda la familia viajó hasta La Habana y en el hospital le informaron que el cuerpo que les habían entregado debía ir a Caimito (Artemisa), y el de la señora “no sabían ni donde estaba”.

Les volvieron a dar una caja asegurando que se trataba de Armando, pero su hijo, ante la desconfianza por lo ocurrido previamente, pidió abrir el ataúd y se encontraron a un hombre con facciones chinas, “residente del Barrio Chino de La Habana”.

Luego del gran barullo estallado en el hospital habanero, los responsables encontraron el cuerpo de Armando y este fue enterrado en Güira de Melena pasadas las 5 de la tarde.

Los allegados del artemiseño han quedado muy indignados con el servicio estatal, asegurando que la probabilidad de que se hayan inhumado muchos más cadáveres de forma equivocada es muy alta. Uno de ellos se quejó porque “si no hubiésemos insistido en abrir la caja, nunca nos hubiéramos enterado”.

Los servicios sanitarios y fúnebres en toda la isla han alcanzado tal nivel de colapso que ya es común escuchar denuncias de cadáveres almacenados en viviendas o en pasillos de instituciones estatales por horas y hasta días, en espera por capacidad para ser recogidos y procesados.

Lisveilys Echenique contó que su hermano falleció en su vivienda en la ciudad de Ciego de Ávila, tras 11 días con síntomas del coronavirus y nada de atención médica; pero pasaron más de 7 horas hasta que una ambulancia llegó a recoger el cuerpo del salón de la casa.

La esposa de Omar, en Placetas (Villa Clara), no pudo cumplir con el deseo del difunto de ser incinerado, pues su cuerpo no se pudo trasladar hasta Matanzas (que es donde se encontró la posibilidad de cremarlo) porque el carro fúnebre del municipio no tiene neumáticos en buen estado. Entonces, Omar tuvo que ser enterrado donde se pudo, debido a que la lista de espera para cremaciones en Santa Clara demora unos 4 o 5 días.

La villaclareña explicó que el cadáver de su esposo pasó 4 horas en el suelo del pasillo del hospital y nadie lo hubiera movido de no ser por su insistencia. La familia fue la que se tuvo que dedicar a buscar un féretro para su cuerpo.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram