InicioActualidad¿Y a este quién le exige cuentas por propagación de epidemias? Díaz-Canel...

¿Y a este quién le exige cuentas por propagación de epidemias? Díaz-Canel se da «un baño de pueblo» en la barriada de Los Sitios, en Centro Habana, en pleno pico de la COVID-19

En Cuba, parece que los políticos les encarga predicar la moral en calzoncillos, y sino que se lo digan al presidente Miguel Díaz-Canel, que este viernes se dio el gusto de darse un «baño de pueblo» en la barriada capitalina de Los Sitios, en el municipio Centro Habana, en medio del peligroso pico de la pandemia de coronavirus que vive la isla y sin respetar ninguna de las medidas de distanciamiento social ni el ni sus partidarios.

Según reportó la cuenta oficial de Twitter de la Presidencia, el recorrido del mandatario incluyó «proyectos locales con impacto social-cultural», como la institución religiosa Quisicuaba, cuyo líder estuvo reunido con Díaz-Canel hace solo unos días en la sede del Consejo de Estado, en un encuentro que participaron los representantes de las principales vertientes religiosas que conviven en Cuba.

Además, no podía faltar la visita a un comedor comunitario, en el que se le prestan servicios gratuitos a «personas vulnerables», enfatizó la prensa oficialista, como una forma demostrar que en Cuba la comida está garantizada, incluso a los estratos más bajo en la población.

Un breve video compartido muestra a Díaz-Canel en la calle custodiado por sus guardaespaldas entre la gente, mientras su grupo de apoyo y personas afines al régimen gritan los versos del poema ‘Mi bandera’, de Bonifacio Byrne.

«Como siempre ocurre y la población le responde y acompaña a su paso con entusiasmo y una cubanísima conga», es el texto del tuit.

Eso sí, el presidente no llegó en guagua ni rutero, sino en su flamante automóvil BMW de color negro, como se puede apreciar en una fotografías tomadas por Claudia Estefanía, una vecina de la zona, que compartió las imágenes tomadas desde un balcón.

Lo que también se ve en las fotos publicadas por Estefanía es la poca convocatoria de masas que tiene Díaz-Canel, pues el grupo que le sigue apenas ni llega a la parte final de la calle.

El consejo popular Los Sitios fue hasta hace unos cinco meses el epicentro de la pandemia en La Habana, provocado por un evento de transmisión masiva que afectó a casi 300 personas y obligó a cerrar más de medio centenar de manzanas por varias semanas.

De más también esta decir que el propio Díaz-Canel se ve envuelto en sus mentiras, pues durante un encuentro ocurrido esta semana con representantes de la prensa oficialista aseguró que iban a dejar de realizar sus habituales «visitas de trabajo» a las provincias por la delicada situación que atraviesa el país con la pandemia.

Pese a esto, el gobernante insiste en maquillar su imagen en los barrios más pobres y desfavorecidos de La Habana, donde se registraron las protestas el pasado 11 de julio, y que fueron reprimidas con mayor fuerza por la policía y otras fuerzas gubernamentales.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas