InicioActualidadEl Gobierno cubano sigue gastando millones de dólares en construir hoteles, pero...

El Gobierno cubano sigue gastando millones de dólares en construir hoteles, pero apenas levantó un 20% de las viviendas que tenía planificadas para la población

Este 2021 ha sido un año lleno de problemas para Cuba, y ni el sector de la construcción se ha librado de la desdichada etapa, pues en el primer semestre, solo se concluyeron 9.323 viviendas en el país (el 21% de las 44.652 previstas para el plazo).

A pesar de que el ministro de la Construcción, René Mesa Villafaña, reconoció este hecho en una entrevista para el periódico Granma, órgano de prensa oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), el artículo donde se presentó su testimonio estuvo dedicado a celebrar los ‘logros’ del sector.

El alto funcionario explicó que el plan estatal de viviendas se está cumpliendo al 26% (con 4.051 casas de las 15.872 planificadas), el de subsidios al 11% (con 1.304 células básicas habitacionales de 12.201), el de inmuebles por esfuerzo propio al 24% (con 3.968 de 16.579 viviendas), y el de rehabilitación al 17% (con 5.931 mejoras de las 34.759 programadas).

El directivo insistió en que la edificación de viviendas para la población cubana constituye una prioridad para el Gobierno actual, y que serán siempre favorecidos aquellos tutores con custodia de 3 o más personas menores de 17 años de edad.

No obstante, las cifras oficiales del sector estatal de la construcción durante el 2020 también dejaron mucho que desear.

El texto titulado «¿Cómo marchan las construcciones en medio de la pandemia y la intensificación del bloqueo?» señaló todos los inconvenientes con los que la economía cubana ha tenido que lidiar para priorizar este tarea en medio de esta crisis general, la que también incluye una grave situación habitacional que cada año suma a miles de cubanos damnificados.

La Habana, Holguín y Santiago de Cuba han sido declaradas como las provincias con mayor déficit habitacional en la isla, según datos oficiales del último año, problema que alcanzó un total de 929.695 casas faltantes en todo el país.

Sin embargo, el Ministerio ha priorizado obras pertenecientes al programa para el desarrollo del cultivo de la moringa que lleva años tratando de implementarse sin demasiado esfuerzo, como la renovación de las instalaciones de la Entidad de Ciencia, Tecnología e Innovación (ECTI) Sierra Maestra, la recuperación de campamentos para fuerza de trabajo, el desbroce en las hectáreas para siembra de plantas y en los suministros de elementos prefabricados en Pinar del Río.

Aunque la seria escasez de cemento en Cuba ha sido por muchos años la principal causa por la que el plan de construcción por esfuerzo propio no avanza (y con la que el Gobierno se ha escudado para no reparar todas las viviendas insalubres y poco habitables en el país), se están construyendo 2 fábricas de cemento en Santiago de Cuba y Nuevitas (Camagüey).

Los materiales de la construcción (y, en especial, el cemento) se comercializan en el mercado negro a precios disparatados, lo que obstruye con frecuencia el desarrollo de cualquier obra o la reparación de desperfectos estructurales menores en el sector residencial.

Por supuesto, ninguno de estos problemas afecta ni superficialmente a la construcción de hoteles de lujo en la isla, aún cuando la pandemia del coronavirus ha llevado al turismo cubano a un parón casi total de operaciones, sin esperanzas prontas de recuperación.

Tampoco han evitado que el Gobierno levante edificaciones absurdas (y estéticamente espantosas), con carácter puramente ideológico, como la colosal bandera nacional de hormigón que se construyó en la Tribuna Antiimperialista, frente a la Embajada de Estados Unidos en La Habana.

El ministro también refirió a la reconversión tecnológica de Antillana de Acero, la habilitación de 10 estanques destinados a la industria del camarón en Camagüey, y la creación de otras decenas de estas instalaciones para la pesca en Villa Clara, Cienfuegos, Granma y Guantánamo.

El artículo apuntó que se está trabajando en la terminación de 14 plantas de secado de arroz y de otras obras relacionadas con Labiofam, y no cerró sin culpar al embargo estadounidense contra Cuba por las insuficiencias de la entidad para avanzar en la resolución de la actual crisis habitacional.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas