miércoles, diciembre 8, 2021
InicioActualidadGobierno cubano también limita la cantidad de juguetes que pueden comprarse ahora...

Gobierno cubano también limita la cantidad de juguetes que pueden comprarse ahora en las tiendas y la población revive el fantasma de la libreta de cupones

Por inverosímil que parezca, el mayor acontecimiento de este lunes en La Habana fue la gran novedad de que las redes de tiendas estatales en Pesos Cubanos (CUP) comenzaron a ofertar juguetes para niños a la población, una mercancía que hace meses que no se puede divisar.

Un padre que se encontraba esperando para entrar a la tienda La Infancia, en 23 y 6 (en El Vedado habanero), contó que descubrió al ingresar al establecimiento que allí «no había casi nada», solo juegos didácticos, como los de ajedrez en 215 CUP y los de combate naval en 125 CUP. Aseguró que los más caros, de entre 1.000 y 3.000 CUP (precios incosteables para la gran mayoría de las familias cubanas), fueron los primeros que se agotaron.

Otro usuario del local se manifestó molesto porque allí se comenzó a pedir la tarjeta de menor de los niños para realizar la operación de compra porque solo se permite adquirir juguetes para infantes de hasta 7 años, dejando un rango de edad demasiado limitado e injusto. No obstante, un dependiente de la tienda explicó que no se exige el documento de identidad de los menores en caso de querer comprar juegos de mesa.

Este tipo de restricciones, como la del límite máximo de cantidad de juguetes a comprar, han recordado a la época del mercado racionado industrial cubano, cuando incluso estos artículos eran normados por el Estado.

Durante los años 70 y 80, cada menor de edad en la isla solo tenía derecho a adquirir una pequeña cuota de cada una de las 3 categorías en que se dividían estos productos.

Gracias a la ayuda del subsidio soviético, el Estado cubano comercializaba un juguete «básico», otro «no básico» y uno «dirigido» a cada infante, una escala que estaba destinada a distinguir la calidad y complejidad de la mercancía.

Cada familia debía esperar durante días y hasta semanas para llegar a la bodega y presentar allí la libreta de abastecimiento de productos industriales.

Una vecina de la tienda Mundo de la Fantasía (otrora La Casa Pérez), en la calle Neptuno (Centro Habana), contó que el punto comercial ahora vende los mismos juegos de mesa que vendía hace 30 años, pero ahora ya no son subsidiados, sino que muestran precios demasiado elevados (y a esos ningún medio oficialista los llamará «abusivos»).

Sin embargo, este lunes Mundo de la Fantasía también estaba comercializando peluches, unos pocos transformers y animales de plástico, por lo que la cola doblaba fácilmente la esquina y seguía, algo que refleja la notoria trascendencia popular que alcanzan este tipo de sucesos en la Cuba actual. No obstante, los integrantes aseguraban que la cola estaba «tranquila».

Por su parte, la espera de la tienda de la calle Obispo (Habana Vieja) ostentaba «broncas, molotes, violencia y lenguaje de adultos», siendo custodiada por agentes de la Policía, alegó un padre.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Fuente14yMedio
Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas