lunes, noviembre 29, 2021
InicioActualidadEntre mentiras y promesas del Gobierno, estos cubanos llevan esperando décadas porque...

Entre mentiras y promesas del Gobierno, estos cubanos llevan esperando décadas porque les resuelvan las casas que fueron destruidas por huracanes

Son muchos los cubanos que llevan décadas esperando a que el Estado les ayude a recuperar sus viviendas, destrozadas tras el paso de huracanes tropicales, extremadamente comunes y potentes en la zona del Caribe.

Diosdado Pérez es una de estas personas, cuya casa fue derrumbada por los fuertes vientos del huracán Isidore, hace 19 años, junto a otros cientos de viviendas en la occidental provincia de Pinar del Río.

El propio periódico estatal Granma, órgano de prensa oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), alzó su historia al ojo público nacional.

La situación de Diosdado resulta muy similar a la de la gran cantidad de tuneros que esperan por el cumplimiento de las tantas promesas que el Partido y el Gobierno les procuraron tras el paso del huracán Ike (el 7 de septiembre del año 2008), o de santiagueros tras el paso de Sandy, o de guantanameros tras el paso de Matthew, etc.

Una entidad estatal comenzó la construcción de la casa de Ricardo Soneira; luego los albañiles se marcharon y les cedieron el lugar al bejuco y al abandono.

La familia de Diosdado, compuesta por su esposa, Mercedes, y sus dos hijos, vive sin hogar desde entonces.

La pareja explicó que las autoridades le prometieron que una empresa se encargaría de construirles una nueva casa, y se hicieron hasta los planos, pero nunca llegaron los recursos.

Desde entonces, se han asentado en un local en desuso de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado en el kilómetro 10,5 de la carretera a La Coloma. Encima, no se les ha otorgado «el título» necesario para poderlo acondicionar.

Ronald Suárez Rivas, autor del fotorreportaje, hizo hincapié en que la familia aún está esperanzada por una solución estatal.

El mismo periodista aseguró que son 6500 las familias en Pinar del Río que se hallan en la misma situación que Diosdado, esperando respuesta para sus casas destruidas por los ciclones de las últimas 2 décadas (Isidore y Lili en 2002, y Gustav y Ike en 2008), mientras permanecen en condiciones de «temporalidad».

A 19 años del huracán Isidore, Diosdado y Mercedes siguen aguardando alguna solución.

«De los huracanes Isidore y Lili se estiman unas 2 500. Del resto, casi todo corresponde al paso de Gustav y Ike, en 2008, hace ya 13 años. Ha sido una pesadilla demasiado prolongada», describe el citado medio la situación de estas familias cubanas.

Clara Cardoso recordó que su nieta tenía apenas 7 años de edad cuando su vivienda colapsó, la misma joven que hace unos meses cumplió 26 años.

Alegó que han sido muchas las reuniones que el Gobierno y el Partido han organizado para los damnificados, pero no ha salido de allí ninguna solución o medida provisional útil.

El reportero reconoció que, desgraciadamente, hay muchos casos como el de Ricardo Soneira: aquellas personas que ya se resignaron y perdieron toda esperanza de recuperar sus hogares.

HURACAN IKE: EL DESASTRE QUE NO OLVIDAREMOSEl 7 de septiembre de 2008, hace hoy 13 años, en horas de la tarde, el…

Posted by José Rafael Ruiz Abraham on Wednesday, September 8, 2021

La casa de Soneira se derrumbó en 2002 y una brigada estatal llegó a levantar los muros a más de la mitad de su antigua altura, pero los albañiles «se marcharon y no volvieron más».

Contó que el período de actividad e inactividad laboral de los constructores enviados por el Gobierno ha fluctuado tantas veces que, como resultado del enojo, ha sufrido 2 infartos y un ictus cerebral.

Ricardo lleva casi 20 años viviendo con estatus de ilegal en las ruinas de una antigua nave estatal abandonada, junto a uno de sus hijos, dado que su vivienda continúa inhabitable.

A pesar de los llamados de atención de las autoridades, los atrasos se han mantenido, al punto de que la meta de saldar la deuda de todas las afectaciones de los huracanes, en un plazo de cuatro años (que vencería al cierre de 2022), ya se sabe que no se logrará.

Aun cuando hay 16 meses por delante, Oscar Yumar Alfonso, director provincial de Vivienda, estima que serán precisos, por lo menos, dos años más.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas