sábado, diciembre 4, 2021
InicioActualidadFracaso total!!! Gobierno cubano reconoce que su primera planta para fabricar nasobucos...

Fracaso total!!! Gobierno cubano reconoce que su primera planta para fabricar nasobucos no es rentable pues para mantenerla en funcionamiento deben venderlos en dólares a la población

A solo 3 meses de que la primera fábrica cubana de nasobucos iniciara operaciones desde su inauguración, la comercialización de sus producciones ha sido un total fracaso, y es que sus directivos han reconocido que su permanencia en actividad no resulta rentable para sus inversores.

El periódico oficialista local de Matanzas, Girón, explicó en un pormenorizado reportaje que este proyecto no ha logrado vencer las trabas de burocracia socialista, mala práctica laboral, y de efectos de la estatal Tarea Ordenamiento.

Fue en el pasado mes de abril cuando el oficialismo anunció con gran entusiasmo la creación de una fábrica de nasobucos con inversión y tecnología extranjera por parte de la empresa de confecciones textiles Unymoda, subordinada del grupo empresarial Gardis.

Esta iniciativa fue pensada desde el mes de marzo de 2020 cuando Gardis y Lway Aboradan (ciudadano sirio radicado en Cuba) hicieron gestiones para llevar a cabo esta Asociación Económica Internacional, luego de haber coincidido en la Feria del Libro de Matanzas.

El empresario sirio se vio luego en la obligación de ofrecerse como proveedor único de la maquinaria y de la materia prima tras el retraso producido por la burocracia gubernamental de la isla, un proceso que confesó ser extremadamente largo y accidentado.

Aboradan se licenció en Farmacia en la isla hace 30 años y se quedó residiendo en ella tras conocer a su esposa.

Ofreció condiciones inmejorables: la materia prima se ofertó en consignación (cobrando en la medida en que se vendieran los productos), y vendió una maquinaria con otra de regalo. Aún no ha recibido ni un centavo en retribución.

Los problemas comenzaron luego de que la infraestructura fuera importada por la empresa estatal Consumimport.

La maquinaria fue mal instalada, estuvo expuesta al polvo y al ambiente de construcción de la industria, y no se habilitó la climatización necesaria.

La capacidad máxima de 120 mascarillas por minuto de las máquinas nunca ha sido alcanzada, problema justificado por Maribel Rodríguez Argüelles, directora de Unymoda, con que no fue posible la capacitación de los 15 empleados de la fábrica.

Aunque todo se estaba haciendo mal desde el principio (por culpa del personal cubano), la fábrica inició sus operaciones y se logró producir 250.000 mascarillas, de las cuales no se ha logrado vender ni una.

El ordenamiento monetario impuesto en la isla desde el pasado 1ro de enero hizo que la materia prima requerida para la producción tuviera que ser adquirida en Moneda Libremente Convertible (MLC), por lo que las fichas de costo del producto final tornaron a ser en la misma moneda, aún cuando estaba intencionado para el mercado interno.

El empresario euroasiático se halla altamente insatisfecho con el pobre desarrollo del proyecto, pues, pese a ser muy generoso, no ha recibido nada a cambio ni se ha cumplido el objetivo social de la empresa (vender el producto al pueblo cubano).

Aunque la millonaria inversión se realizó antes de la unificación monetaria, el proyecto se ha declarado como insostenible.

Mientras, el periódico oficialista solo se atrevió a concluir que «hay que recordar que el dinero empleado para la compra de las maquinarias y su puesta en funcionamiento, aunque lo maneje Gardis le pertenece al pueblo y, por tanto, su uso debe ser lo más inteligente y cuidadoso posible».


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas