InicioActualidadLa madre de Mavys Álvarez, la novia cubana de Maradona, recibe amenazas...

La madre de Mavys Álvarez, la novia cubana de Maradona, recibe amenazas en Cuba tras las declaraciones de su hija sobre el fallecido astro del fútbol argentino

Luego de las declaraciones que hizo en varias entrevistas sobre la relación que tuvo con Diego Maradona cuando tenía 16 años, Mavys Álvarez vive un calvario.

«La madre de Mavys está en Cuba y uno de los temores más grandes que tiene ahora mismo es que le haga algo la seguridad del estado y las fuerzas represivas por hacer estas denuncias», contó el periodista Mario Pentón. Según informó el sitio web argentino, Ciudad, la madre de Mavys recibe amenazas tras las frases de ella y las revelaciones de Maradona.

«Si tú o tu familia vive en Cuba tienes miedo. Todas las personas con las que he conversado me cuentan toda la historia, pero cuando les pregunto si creen que puedo ir con una cámara me dicen que no porque creen que nunca más van a poder entrar a Cuba», expresó el periodista que entrevistó a Mavys en Miami.

«La madre de Mavys estuvo contando en el canal que le han estado escribiendo cosas horribles a través de mensajes de texto y que ella apagó el teléfono durante un tiempo», concluyó.

Lo cierto es que el escándalo tiene límites insospechados y los involucrados en el caso son del entorno de Maradona, que de una u otra forma tiene conexión con lo que vivió Mavys durante su relación con el crack argentino.

La impactante denuncia de Mavys

En su relato realizó una impactante denuncia, la cual generó cierta controversia: «Es difícil hablar de esto en cámara, de verdad. Diego me llevó a la droga, yo tenía 16 años aún, no había cumplido 17», aseguró.

Pero no todo acabó allí, ya que además sostuvo que «en varias ocasiones trató, estábamos en la habitación y él insistía. En principio no, en principio me decía que si lo tocaba, me mataba y todo eso, pero después de un tiempo como que se sintió solo, no le gustaba hacerlo solo, entonces insistió mucho, mucho, mucho, todos los días».

«Hasta que llegó un punto en que sí, que lo probé con tal de que me dejara tranquila. Yo no le daba lógica a eso, era cocaína», manifestó.

Agregó que «fue muy difícil poder controlar mi adicción, me dio muchas alucinaciones, llegó un punto en el que aluciné, también estuve unas horas en el hospital porque me deshidraté, y no podía ni levantarme de la cama para ir al baño».

Salir de la versión móvil