miércoles, diciembre 8, 2021
InicioActualidadConsorcio militar cubano GAESA amenaza con desalojar a holguineros para construir hoteles:...

Consorcio militar cubano GAESA amenaza con desalojar a holguineros para construir hoteles: “Es una necesidad del país sacarnos de aquí”

El poblado costero El Ramón de Antilla, en la provincia de Holguín, ha sufrido varios desalojos de familias en la última semana por parte del Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA), debido a querer destruir sus hogares y emplear el terreno en la construcción de un ambicioso plan de desarrollo turístico.

Las denuncias en redes sociales venían acompañadas de fotografías y videos donde se observaba a efectivos del Ministerio del Interior (MININT) allanando viviendas de repente para obligar a sus inquilinos a desplazarse.

No obstante, estas constituyen las últimas familias que quedan residiendo en El Ramón, pues el conglomerado militar-empresarial lleva desarrollando este proyecto desde el año 2017.

El Gobierno cubano aprobó en ese año el plan de ampliación de la planta turística hotelera de la provincia. El entonces ministro de Turismo y ahora primer ministro de Cuba, Manuel Marrero Cruz, aseguró que se debía enfatizar en el «desarrollo de la península del Ramón de Antilla».

El lugareño Alexander Silva denunció el pasado 5 de octubre en Facebook que el poblado se encontraba «invadido por boinas rojas, negras, pues GAESA está construyendo varios lujosos hoteles en sus playas».

A la publicación de Silva le siguieron vídeos de las fuerzas represivas del Gobierno empleando 2 ómnibus para transportar a los desalojados.

Aseguró que ese día sucedieron grandes manifestaciones conformadas por residentes del caserío, pero que después, las fuerzas militares se han «calmado».

Los pobladores han confirmado que los militares han logrado sacar del lugar a la mitad de las familias que allí radicaban (30 de 60).

El Ramón de Antilla es una comunidad costera ubicada en la Bahía de Nipe, y constituye un oasis virgen que se nutre de la agricultura y la pesca. Es un área natural protegida por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba, debido a que allí vive un molusco endémico «único en el mundo», el Cerion alberti, de acuerdo con el testimonio de la titular del CITMA en la provincia, Loiza González Collazo

Ninguno de los hoteles proyectados hasta la fecha para la zona se han clasificado como ecológicos.

El Estado cubano edificó un complejo de apartamentos de microbrigadas llamado «Camilo Cienfuegos» a unos 20 kilómetros del Ramón para asentar allí a sus familias.

Los núcleos que se encuentran ahora bajo acoso gubernamental son los que decidieron no trasladarse voluntariamente hacia esta comunidad de inmuebles con mejores condiciones constructivas.

Sin embargo, muchos de los que se reasentaron desde un inicio se han arrepentido de su decisión por la lejanía entre sus actuales viviendas y el mar, donde llevan a cabo su principal medio de subsistencia.

Silva contó que las autoridades aseguraron a los pobladores que les garantizaban trabajos en el nuevo polo turístico (al menos en el hotel ya construido, Baracutey 59), pero la mayoría de los que ya se mudaron no han conseguido empleo alguno, debido a que el Gobierno no quiere poner a trabajar en sus hoteles a cubanos tan humildes y con tan poca preparación.

Los pobladores del Ramón afirmaron que la estrategia de asfixia también incluye la suspensión del transporte público intermunicipal para llegar a la cabecera y el cierre de comercios en su zona.

Además, una antillana comentó en Facebook que la Unión de Construcciones Militares (UCM) de GAESA asentada en el área es el principal foco de contagios y muertes por coronavirus en el lugar, y aseguró que esas cifras no se incluyen en los partes oficiales diarios porque se trata de un convenio estatal para no cerrar la UCM y lograr sacar a todos lo habitantes del pueblo a la fuerza.

Las circunstancias no son nuevas, pues el litoral de Guardalavaca también sufrió el mismo destino. Los vecinos han reportado haber sido víctimas de intimidaciones, acoso y desalojos debido a la ambición de los militares.

Las opiniones de cubanos en redes sociales son diversas. Hay quien piensa que las casas del Ramón “llevan 60 años de construcción y están en perfecto estado”, mientras que los apartamentos “ya han sido reparados, y muchos están pidiendo una segunda reparación”. También se habla de que lo que quieren las autoridades es «sacarlos a todos y meterlos en esos apartamentos para quedarse con los terrenos de estas familias”, pero otros alegan que esos hoteles generan empleos para los residentes de la zona, y hasta agradecen al Gobierno por casas más acomodadas y preparadas para asumir el azote de fenómenos meteorológicos.

Registros de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) exhiben que en 2019 solo se construyeron 4.669 viviendas, de las cuales 1.543 fueron ejecutadas por el estado y el resto por iniciativa privada, siendo Holguín la segunda provincia cubana con mayor déficit habitacional.

Marrero Cruz refirió que el litoral norte holguinero “es una zona totalmente virgen, con playas magníficas, ubicada en el propia Bahía de Nipe, muy próxima a Cayo Saetía y que tiene un potencial de desarrollo muy grande».

GAESA, en función a expandir la capacidad hotelera, derrumbó campamentos de pioneros en las playas de Estero y en Cayo Saetía y rompió la promesa de dejar para el cubano de a pie la Playa Pesquero. También construyó un Parque nacional en Bahía de Naranjo, entre Guardalavaca y Pesquero, y la población tampoco tiene acceso a su delfinario y embarcadero por temor a secuestros de las embarcaciones.

La expropiación forzosa de la tierra se convirtió en la principal estrategia, lo que los vecinos asumieron una vez se anunció el ambicioso “Plan de ordenamiento turístico de la península El Ramón de Antilla” en 2017, el cual concibe el levantamiento de 19 mil habitaciones. La inversión contempla, además, expansión de infraestructura social para respaldar la logística que lleva la industria hotelera, incluyendo desde fuerza laboral hasta servicios como hospitales, escuelas, mercados y carreteras.

Para “suministrar el cemento a granel desde la planta productora Cienfuegos S.A. a las inversiones que se realizan en esta zona», también se invirtió en la Estación ferroviaria Granelera de Antilla, inaugurada en plena pandemia del coronavirus, según un reporte de la prensa local.

El monopolio militar constituye una gran amenaza para los pequeños propietarios cubanos, y es bien sabido que ir contra ellos es nadar contra la corriente.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas