domingo, octubre 17, 2021
InicioActualidadLos cigarros en Cuba ya se convierten en un asunto de Estado...

Los cigarros en Cuba ya se convierten en un asunto de Estado pues cada día están más caros y difíciles de conseguir

La grave situación de desabastecimiento de cigarros y tabacos en Cuba ha llegado a tal extremo que los isleños han tenido que recurrir a medidas drásticas para poder mantener el vicio. Muchos otros adictos se han visto forzados a dejar de fumar por la imposibilidad de enfrentar los elevadísimos precios del mercado negro o el largo proceso para abastecerse por las otras escasas y accidentadas vías.

Por ejemplo, está la historia de Maricela, quien recibió una sorprendente visita de su cuñada Dunia, con quien llevaba incomunicada durante años. La mujer había llegado a la casa para pedir que Maricela le regalara la libreta de abastecimiento de su hermano (el esposo de la cubana, quien había muerto por coronavirus unas semanas antes) para poder comprar la cuota de cigarros que le tocaban a él por este mes de octubre.

Los fumadores cubanos se hallan desesperados por encontrar una solución a un escenario desprovisto de hasta el más mínimo lujo.

La Habana asumió en el mes de junio el mecanismo de racionamiento de cigarros por la libreta de abastecimiento, pero más que controlar, la iniciativa ha incentivado la reventa ilegal de cigarros de la marca Criollos en el mercado negro.

El subdirector provincial de Alimentos de la Empresa de Comercio de la capital, Marco Aguirre Carvajal, afirmó que en octubre estarán disponibles 4,2 millones de cajetillas de esta marca nacional en la provincia. Estos cigarros, conocidos por ser de muy baja calidad, ahora son altamente demandados por la población debido a la extrema escasez de oferta.

Aunque el Estado no haya distribuido cigarros Criollos por cuota en los meses precedentes, Aguirre aseguró que no hay retraso ni deuda con los consumidores porque como se venden de forma “liberada”, significa que no es contenido de la canasta familiar básica y, por lo tanto, no hay obligación de venderlos a la población cada mes con el resto de los productos normados.

Recordó además que no se estima una recuperación de la producción y venta normalizada de cigarros en el país hasta el primer trimestre de 2022, por lo que el período de práctica desaparición del producto en el mercado formal cumplirá más de un año de iniciado para la fecha.

La falta de tabaco ha traído como consecuencia varios eventos de violencia en colas por estos productos, y se trata de la segunda vez en el mes que la prensa estatal debe salir a dar explicaciones ante tal escasez.

Tabacuba explicó el pasado 1ro de octubre que la fábrica de la provincia de Holguín, en donde el concentra el 60% de la producción nacional, sufrió “roturas imprevistas”, razón por la cual entregó apenas el 33% de lo planificado para el mes de septiembre. La fábrica de Villa Clara, además, estuvo detenida este año por 24 días, en dos ocasiones distintas, debido a roturas, como también sucedió con la de Trinidad, y todo eso sin contar los brotes de coronavirus en las fábrica que paralizaron varias producciones.

Otros problemas, entre los que se encuentran la falta de papel de envoltura, marquillas y piezas para las fábricas, también provocaron que la producción estuviera al 81% a finales de septiembre, según advirtieron los dirigentes del monopolio estatal de tabaco.

Ante la falta de disponibilidad de cigarrillos nacionales, las autoridades territoriales decidieron el pasado junio distribuir el producto de manera racionada, restringiendo su venta a mayores de 18 años y según las existencias, en aras de “evitar el acaparamiento y reventa de este producto”. Es obvio que la táctica no solo no ha funcionado, sino que ha fortalecido el fenómeno.

Muchas personas optaron por utilizar la libreta de otras personas para comprar la cuota que garantizan en las tiendas minoristas, vendiendo los cigarrillos racionados en 100 o 120 pesos cuando cuestan 10 en las bodegas. La caja de H.Upmann, por ejemplo, se vende en alrededor de 25 pesos, y alcanza los 140 en el proceso de reventa; y ni hablar de marcas de mayor calidad, las cuales solo pueden encontrarse en las tiendas en dólares, por lo que al cambio del dólar en el mercado informal se comercializan en 200 pesos.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram