jueves, diciembre 2, 2021
InicioActualidadLas puertas del Jardín Botánico Nacional de Cuba, en La Habana, reabrieron...

Las puertas del Jardín Botánico Nacional de Cuba, en La Habana, reabrieron sus puertas, pero hasta las carpas del Jardín Japonés desaparecieron

Luego de varios meses de cierre, este domingo reabrió al público el Jardín Botánico Nacional. Los primeros visitantes se encontraron con un panorama menos prometedor que el anunciado en cada soporte promocional, habiendo reservado previamente vía telefónica y pagando la entrada de los adultos a 10 pesos y la de los niños, a 5.

Alian Aramís, un joven de Arroyo Naranjo, comentó sobre la ausencia de unos peces japoneses que el presidente Miguel Díaz-Canel liberó en un estanque durante una visita al recinto en 2019. «No estaban las carpas chinas, no vi ni una, y eso que estuve un rato. Me llamó la atención no verlas, porque antes siempre estaban por los alrededores de la estancia de madera donde la gente solía parar a echarles comida y le pregunté a un trabajador que me dijo que las habían robado los custodios en los meses que estuvo cerrado», explicó.

🥳 El Jardín Botánico Nacional – UH -Cuba reabre sus puertas y estará brindado servicios los #sábados y #domingos. 📣 El…

Posted by Jardín Botánico Nacional – UH -Cuba on Sunday, October 17, 2021

Del restaurante vegetariano del lugar tampoco quedaba un ápice, habiendo sido el primero de este tipo en establecerse en la isla. «La verdad no creo que vaya a estar abierto pronto, je je, usted sabe», se sinceró una trabajadora del lugar.

El servicio gastronómico, en cambio, era carnívoro, pero sin gran variedad: tres menús que incluían un plato fuerte de cerdo asado, costillas de cerdo o hígado de cerdo, arroz congrí, ensalada de vegetales, vianda, postre y un refresco, por 300, 200 y 150 pesos, respectivamente. «La comida estaba aceptable y la atención era buena, aunque la valoración de los precios ya depende de cada persona», dijo Aramís, aliviado de que no apareciera carpa en el listado de ofertas.

La heladería estaba cerrada, pero la disponibilidad radicaba en varias bebidas. El vaso de refresco cuesta 5 pesos y el litro de cerveza, 120. «Vendían de manera limitada refresquito Coral a 3 pesos la bolsita y pan con mayonesa. Además, por cada mesa de seis personas ofertaban 10 paquetes de huevitos, pura azúcar y muy mala calidad, a 12 pesos cada uno, 4 Pellys a 35 pesos cada paquete y una botella de ron a 325 pesos, si mal no recuerdo», detalló Aramís.

El Jardín Japonés también tenía varias de sus instalaciones cerradas. El espacio, diseñado por el paisajista Yoshikuni Araki e inaugurado en 1989, tenía aún varios pabellones de observación de plantas por reparar, aunque Aramís explicó que el rato en ese ambiente fue «muy tranquilo y agradable».

Con 550 hectáreas de extensión y siendo uno de los diez más grandes del mundo, el Jardín Botánico era muy frecuentado por los amantes del canopy o tirolesa, primera instalación de este tipo en La Habana, por la que se pagan 300 pesos. «Intenté reservar, pero fue en vano. Cuando me atendieron ya estaban reservados todos los días del mes de octubre por completo», lamentó Aramís, que solo pudo observar desde la distancia el vuelo de unos pocos afortunados.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Fuente14yMedio
Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas