miércoles, diciembre 8, 2021
InicioActualidadEl Zoológico de 26, en La Habana, ya no es ni la...

El Zoológico de 26, en La Habana, ya no es ni la sombra de lo que fue

La cola a la entrada del Zoológico de la avenida 26 en La Habana congregaba unas 200 personas este viernes. Una madre contó, muy animada, que se les «ocurrió la idea de venir desde la madrugada», en aras de entrar al recinto y aprovechar al máximo, pero la oferta de alimentos y la cantidad de animales en exhibición resultaron ser muy pobres.

La instalación lleva años deteriorándose sin que lleguen las tan anunciadas inversiones en su infraestructura. Sin embargo, más de un año de encierro hace que «respirar aire fresco y pasear se agradece», como dijo un padre.

La empleada de la caseta debía contar a cada menor de edad, y a ello se debía la lentitud, para poder entregar por cada uno un ticket especial que permite comprar en la cafetería, oferta en la que los adultos no están incluidos.

El módulo de confituras que otorgaba el trozo de cartulina incluía este viernes una bolsa de refresco y un paquete de dulces de chocolate por el valor de 20 pesos (CUP).

En la búsqueda por los animales en exhibición, las familias notaron que muchas jaulas y estanques están simplemente vacíos. Un hombre contabilizó solo «tres cocodrilos en toda el área» diseñada para la especie.

Otros animales también se extrañan: el rinoceronte, la boa y la tortuga Galápagos murieron. «Esto parece más un cementerio que un zoológico» expresó un hombre ante la enumeración que hace un trabajador de las especies que ya no están.

El deterioro va más allá de las áreas vacías, pues llega también a aquellas en las que todavía se ven animales, especialmente marcados por la falta de alimento y el mal olor que desprenden.

«Pobres, al menos podrían tenerlos limpios y con agua para tomar, no se ven bien cuidados», comentó una señora.

Paula, la hipopótamo, se mantuvo parada en dos patas cerca de unos sacos de malanga por varias horas, pero ningún empleado llegó a entregarle su comida en toda la mañana. «Se ve que tiene hambre, pobrecita», le dijo una niña a su abuelo.

La cafetería principal del zoológico solo oferta polvorones y arroz blanco con huevo frito para almorzar, y la fila aun así existe, aunque siempre algunos precavidos llevan alimentos de la casa y hacen su picnic bajo la sombra de los árboles.

La única variedad se encuentra en las mesas de venta de los comerciantes privados, ofreciendo máscaras para proteger del coronavirus por 300 CUP y juguetes artesanales.

Para compaginar un poco la pérdida de tiempo que representa la visita al zoológico, siempre queda el parque de diversiones y quioscos con ofertas de alimentos y bebidas más caras pero mejores.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas