InicioActualidadEl COVID es lo de menos, porque la vuelta a la escuela...

El COVID es lo de menos, porque la vuelta a la escuela en Cuba viene con zapatos a 3.000 pesos y mochilas a 1.500

El curso escolar presencial para los estudiantes de 12 grado de preuniversitario, de tercer año de la Enseñanza Técnica y Profesional y de los últimos 2 años de Formación Pedagógica se reanudó el pasado 4 de octubre; sin embargo, «la cosa no es tan fácil para la gente como lo es para el Estado, que pone fecha y ya», según declaró una madre del municipio holguinero de Mayarí.

Los otros niveles de enseñanza deberán volver a sus respectivos centros educacionales a mediados del mes de noviembre de forma gradual, de acuerdo con el mejoramiento de la situación epidemiológica de cada territorio.

La madre mayarisense de 2 niños en enseñanza primaria recordó que todos los pequeños cubanos han crecido en los casi 2 años que han trascurrido de pandemia, por lo que no solo la ropa se les ha quedado pequeña, sino también los uniformes, y de igual forma ocurre con el calzado.

Alegó que las mochilas de sus hijos para llevar los libros a la escuela se han roto y el resto de los materiales de estudio también se han deteriorado.

Encima, la crisis económica nacional agravada por la pandemia de coronavirus y por la inflación causada por la estatal Tarea Ordenamiento ha hecho que ninguno de estos artículos sean de fácil adquisición.

Precisó que un par de zapatos está costando unos 3.000 Pesos Cubanos (CUP); una mochila, 1.500; un par de calcetines, 150; y una camisa de uniforme, 400.

Los precios de estos productos en el mercado formal ya eran prohibitivos desde antes de que las reformas económicas gubernamentales de estos últimos años hicieran estragos, así que la situación solo ha empeorado el escenario.

Inés, otra madre de un niño en enseñanza primaria del mismo municipio, indicó que preparar los materiales para que su hijo estudie ya es muy complicado, «pero lo peor es cómo vamos a garantizarles la merienda a los niños día a día», pues en Mayarí la libra de azúcar en el mercado negro cuesta 60 CUP y es muy difícil encontrar siquiera ofertas, y más desaparecidos están productos alimenticios como el pan, las galletas, la mantequilla, la mayonesa, la huevos, etc.

Contó que los dulces tampoco son una opción para alimentar a su hijo durante los recesos, porque ni es saludable darle tanta azúcar ni existe una oferta estable (estatal o particular) de estos tampoco. Desgraciadamente, la solución no es dejar de llevarlo a la escuela por no contar con productos básicos para su alimentación.

Los directivos de los centros educativos cubanos también se encuentran presionando a los padres y tutores para que vacunen a sus escolares contra el coronavirus, a pesar de que hasta el momento no se ha anunciado que este sea un requisito obligatorio para reincorporarse a la presencialidad.

Idania, madre una niña en preescolar y otro hijo en séptimo grado, afirmó que la maestra de su menor acude con frecuencia a su hogar para insistir en que vacune a la niña y hasta le impuso una fecha límite para que lo haga. Confesó que aunque le da mucho miedo vacunarlos (porque hace solo un mes que padecieron coronavirus), los llevará a inmunizar para no perjudicar el proceso escolar de su hija.

En efecto, Cuba es el primer país del mundo en vacunar a los menores de edad de forma masiva. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha autorizado el uso de emergencia de ninguna vacuna para menores de 12 años, a la vez que sus recomendaciones contradicen a las medidas implantadas por el Gobierno cubano.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram