miércoles, diciembre 8, 2021
InicioActualidadCOVID, dengue, sarna y piojos, las plagas contra las que luchan los...

COVID, dengue, sarna y piojos, las plagas contra las que luchan los habitantes en Santiago de Cuba

La ciudad de Santiago de Cuba, la capital del Oriente de la isla, se encuentra inmersa en una crisis sanitaria incontrolable, pero no solo por la pandemia de coronavirus, sino también porque las cifras de contagiados con dengue, piojos y sarna se hallan por las nubes.

El periódico estatal provincial Sierra Maestra reportó este sábado que 3 de los 9 municipios de la provincia se hallan plagados por una «amplia transmisión de dengue».

Antonio, maestro de primaria de 22 años residente en uno de los municipios con alta incidencia de la enfermedad (y contagiado con la misma), contó que comenzó a tener fiebre y malestar general ininterrumpido y fue llevado al Hospital Provincial, lo que le causó gran temor al pensar en la buena posibilidad de estar contagiado con COVID-19, pero fue entonces que le diagnosticaron dengue no hemorrágico.

Fue ordenado a ingreso domiciliario por 7 días, pero el problema vino cuando le recetaron medicamentos que hace casi un año que están en falta en todo el país (como el Polivit y el ácido fólico) y mucho líquido, a ser posible zumos de limón y de otros cítrico, los que tampoco se ven a menudo en la provincia y cuya libra de peso puede costar entre 40 y 60 Pesos Cubanos (CUP).

Antonio aseguró que lo único que pudo conseguir fue ácido fólico a 150 CUP por un blíster de 10 pastillas en el mercado informal.

El déficit generalizado de recursos ha dejado a Santiago de Cuba desprotegida contra las plagas, dado que esto provoca la suspensión de las campaña sistemáticas de fumigación contra el mosquito Aedes aegypti y el incremento del número de incubadoras como basureros y salideros de aguas, lo que también podría atraer a otras plagas que aún no se han proclamado como un problema inminente, como las ratas.

Maritza, ama de casa de 47 años cuya familia se halla padeciendo sarna, contó que los 10 miembros del núcleo están desesperados porque, ante las condiciones climatológicas, sanitarias y económicas actuales, es casi imposible erradicar esta enfermedad.

La picazón se hace insoportable con el imponente calor del Oriente del país, los medicamentos necesarios para su tratamiento están en falta, conseguir detergente se hace cada vez más difícil y más caro, y la situación con el suministro de agua a los hogares en Cuba siempre es deficiente.

Pese a que las farmacias ya no venden fármacos como el benzoato de bencilo, ideal para controlar la escabiosis, los doctores los recetan de igual forma para que el paciente se vaya «atendido».

Las soluciones alternativas contra el padecimiento abundan en la ciudad, dando baños con hojas de plantas medicinales y frutas, como las de guayaba, isora y ciruela (aunque no sea de mucha ayuda).

Maritza aseguró que lo único que ha aplacado un poco la comezón (ni siquiera la propagación) ha sido un remedio antiparasitario empleado por veterinarios en animales, el que cuesta 50 CUP por cada envase de 10 mililitros. Una «tapita» del antídoto se hecha en el cubo de agua de bañar.

El barrio de Maritza tiene a la mayoría de sus habitantes contagiados con sarna.

Juana, estomatóloga con poco contenido de trabajo (y poco salario) debido a la pandemia de coronavirus, se contagió con piojos cuando ofrecía servicios de pintura de uñas.

Aseguró que como ya se ha infectado con pediculosis 2 veces desde que comenzó a prestar este servicio, ahora usa «una jabita de nailon cuando tengo alguna clienta».

Narró que el tratamiento es demasiado caro para la mayoría de los bolsillos de los cubanos, pues la permetrina se esfumó de las farmacias estatales y 1 mililitro de esta (menos de una cucharada) está costando 20 CUP en el mercado negro (y un ciclo completo consta de, al menos, 6 mililitros). El tratamiento, sumando el champú y demás productos para el cabello, supera los 1.000 CUP de costo.

Los santiagueros se han visto obligados a recurrir a métodos tradicionales para combatir la pediculosis, como detectar las liendres y extraerlas. Esta actividad requiere de buena vista, un peine de dientes apretados, mucha dedicación y mucha paciencia, pues el proceso puede demorar varias horas y se debe aplicar en múltiples ocasiones.


Mantente actualizado en tiempo real a través de nuestros canales de Telegram:

Noticias minuto a minuto

CubaCute en Telegram

Chatea con otros cubanos y discute de todo cuanto se te ocurre sobre Cuba

Grupo CubaCute en Telegram


Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas