InicioActualidadLos Ecotaxis que el Gobierno cubano puso en funcionamiento en La Habana...

Los Ecotaxis que el Gobierno cubano puso en funcionamiento en La Habana no han terminado por ser tan «ecológicos» como se esperaba

Se ha cumplido un año desde que los primeros triciclos ecológicos Ecotaxis comenzaron a deambular por las calles de La Habana, y todavía no se ha podido poner a funcionar los paneles solares que estos llevan para cargar sus baterías.

El periódico oficialista Tribuna de La Habana publicó este viernes un artículo donde se resumían los 12 meses en que estos triciclos han circulado por la capital, con un total de 2.700 km recorridos mensualmente por vehículo.

El texto contabilizó que se han producido 119.000 viajes como total en este año, equivalente a 350 diarios, prestando servicios a más de 750.000 clientes.

No obstante, se reconocieron «temas pendientes a solucionar», como hacerlas funcionar «bajo el concepto de cero emisiones», lo que involucraría «echar a andar los paneles solares para la carga de los vehículos».

Estas motos fueron entregadas a Cuba como parte de los resultados de la gestión del programa de Pequeñas Donaciones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, el que también incluyó la instalación de un parque fotovoltaico de una potencia de 10 kilovatios (kW) para cargar los triciclos.

Sin embargo, estos necesitan de combustible fósil para poder moverse. Hasta el momento, sus baterías se han cargado con el sistema electroenergético nacional (el que se abastece de combustibles fósiles en un 95%).

Precisamente, testimonios de empleados de la agencia Taxis Cuba alegan que los módulos fotovoltaicos «ya están instalados», pero estos precisan de un convertidor para poder suministrar energía.

Estos equipos están siendo cargados por unas 7 horas, conectados a tomacorrientes convencionales.

Se ha contado que un total de 23 equipos están funcionando bajo este sistema, y 11 de ellos cubren la ruta Terminal de Ómnibus Nacionales-Parque del Curita-Parque de la Fraternidad-calle Cienfuegos-Terminal de trenes. El resto hace la ruta Terminal de trenes-Hospital Hermanos Ameijeiras.

Empleados de la entidad también han alegado que «la instalación de las celdas fotovoltaicas se hizo para la inauguración y las fotos con los donantes», pero que no se ha puesto ningún empeño en echarlas a andar desde entonces, además de que los triciclos presentan problemas técnicos constantemente.

Esta flota de equipos cuenta con conductoras únicamente, las que deben tener la licencia de conducción y experiencia en el manejo de estos medios. No cuentan con salario fijo y tienen que entregar entre 125 y 300 Pesos Cubanos diarios (CUP) a la empresa estatal.

Entre este impuesto y el 10% de la ganancia diaria que se debe entregar a la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT), la trabajadora se queda con una parte insuficiente para vivir en medio de la crisis económica actual, además de que si el vehículo se avería, ella debe correr con los gastos de la reparación (debido a que esperar por que el Estado se encargue es una decisión muy riesgosa y prolongada).

En fin, las pegatinas de «100% ecológicos» y «cero emisión» que muestran estos triciclos son una vil mentira publicitaria del régimen cubano.

Relacionados
- Advertisment -

Últimas entradas